La historia del futbolista espa√Īol que acab√≥ en un campo de concentraci√≥n

Su compromiso por la política le acabó llevando a los lugares más atroces que ha conocido la humanidad, pero fue un deporte lo que consiguió mantenerle con vida y el que dio a conocer la historia de un hombre que pudo marcar una época en los terrenos de juego.

Saturnino Navazo (Burgos, 1914) fue uno de esos jugadores que se busc√≥ la vida traslad√°ndose a Madrid para jugar al f√ļtbol. En la capital, comenz√≥ a hacerse un nombre en el Deportivo Nacional, club con el que destac√≥ como delantero, llegando a ser uno de los m√°ximos artilleros de Tercera y Segunda divisi√≥n.

Su enorme calidad y su inagotable olfato goleador llam√≥ la atenci√≥n de los directivos del Real Betis, quienes se lanzaron a por su fichaje en 1936, con el inconveniente de que en ese a√Īo se desat√≥ la Guerra Civil espa√Īola.

El delantero era un reconocido defensor de la bando republicano, en el que combati√≥ en varios frentes del territorio nacional. Con el fin de la guerra en 1939 y como hicieron varios miembros del lado derrotado, Navazo huy√≥ a Francia, concretamente a Tolouse. All√≠, se asienta y anhela poder volver alg√ļn d√≠a a su hogar. No obstante, con la invasi√≥n nazi al pa√≠s galo, el futbolista fue detenido y enviado a uno de los campos de concentraci√≥n m√°s crueles que crearon los alemanes, el de Mauthausen-Gusen, en Austria.

F√ļtbol en el campo de concentraci√≥n

Lejos de resignarse a vivir toda la vida encerrado e incluso morir, el ariete encontró en su mayor pasión la mejor forma para sobrevivir a tan cruento lugar.

Los militares nazis que custodiaban el campo de concentraci√≥n eran apasionados del f√ļtbol y conoc√≠an las cualidades deportivas del burgal√©s. Tanto era as√≠ que los alemanes decidieron ponerle a su cargo a otros 200 presos espa√Īoles para que organizase partidos con los que amenizar los largos d√≠as. El deporte le mantuvo con vida.

Su suplicio concluy√≥ cinco a√Īos m√°s tarde, cuando en 1945 las tropas estadounidenses lo liberan. Navazo no regres√≥ a Espa√Īa. Se instal√≥ en Revel, una peque√Īa localidad francesa a los pies del Pirineo franc√©s y donde muri√≥ un 27 de noviembre a los 72 a√Īos.

Saturnino Navazo, el hombre que sobrevivi√≥ a la barbarie nazi gracias al f√ļtbol.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!