La guerra de Israel contra Ir√°n se libra en el sur de Siria

La ¬ęautopista de la paz¬Ľ recorre los 70 kil√≥metros que separan Damasco de Qneitra, ciudad situada en plena verja de separaci√≥n entre Siria y los Altos del Gol√°n ocupados por Israel. Desde el inicio de la guerra en 2011, se convirti√≥ en la ¬ęautopista de la guerra¬Ľ debido a los choques entre el Ej√©rcito sirio y los distintos grupos armados de la oposici√≥n y yihadistas.

Las armas han callado entre los sirios en esta parte del pa√≠s, pero la paz sigue lejos de esta ruta ya que aqu√≠ se registran la mayor parte de operaciones a√©reas que Israel califica de ¬ęataques preventivos¬Ľ contra objetivos vinculados con Ir√°n, firme aliado de Bashar al Assad. El m√°s reciente de estos ataques cost√≥ la vida el s√°bado a tres milicianos de Hizbol√°.

Durante muchas fases de la guerra, el Gobierno de Damasco perdi√≥ el control de una zona en la que grupos yihadistas como el Frente Al Nusra, brazo de Al Qaida en Siria, Liwaa Fursan Al Jolan y Liwaa Omar bin al-Khattab, estos dos √ļltimos con apoyo directo de Israel, como pudo constatar la investigadora Elizabeth Tsurkov, miembro del think tank ¬ęThe Forum for Regional Thinking¬Ľ, se hicieron fuertes y expulsaron de sus zonas de influencia a las fuerzas de Damasco.

Cuatro a√Īos de cerco

Hader fue uno de los lugares que permanecieron fieles al Gobierno de Bashar al Assad. El precio pagado por esta localidad de mayor√≠a drusa, secta monote√≠sta derivada del islam con unos 600.000 seguidores en el pa√≠s, fue de cuatro a√Īos de cerco opositor en los que al menos 141 vecinos perdieron la vida y cientos resultaron heridos.

¬ęLos ataques comenzaron en 2013, cerraron todas las carreteras, nos cortaron la electricidad, el tel√©fono‚Ķ y en las aldeas vecinas aparecieron esl√≥ganes como ‚Äúprohibido el paso de drusos y de perros‚ÄĚ. De pronto, floreci√≥ un odio y un rencor desconocidos¬Ľ, recuerda Mahmoud Atawil, l√≠der religioso de la comunidad. ¬ęIsrael ha tenido un rol clave, era el padrino de los grupos terroristas que nos cercaron. Les daban armas y medicinas y evacuaban a sus heridos a hospitales al otro lado de la verja. Si nuestras milicias o el ej√©rcito avanzaban, Israel bombardeaba para detener el avance. Ahora adem√°s practica los asesinatos selectivos y ya son once los vecinos asesinados, el √ļltimo hace un mes tras el impacto de un misil contra su coche. No aceptan a nuestros resistentes¬Ľ, explica Atawil, que considera que Israel ¬ęmiente¬Ľ cuando asegura que sus ataques se dirigen contra la presencia de milicianos de Hizbol√°¬Ľ.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!