La Generalitat tiene en nómina a uno de cada diez trabajadores de Cataluña

El extenso sector público de la Generalitat catalanaemplea a más de 245.000 personas. Suponen el 9% de los asalariados totales que hay en Cataluña. En números redondos, por tanto, en esta región uno de cada diez trabajadores en activo está a nómina de la Administración autonómica. El Gobierno catalán ya se gasta en sueldos más de 7.500 millones de euros al año.

El coste medio de un empleado de la Generalitat ronda los 44.000 euros anuales, incluyendo sueldo bruto y cotizaciones a la Seguridad Social. Y esto contando exclusivamente los empleados que hay en la Administración propiamente dicha –incluidas la Sanidad y la Educación–. A ellos se añaden los miles de contratados en esa suerte de «administración paralela» que conforman las empresas públicas y otros entes controlados y financiados por la Generalitat.

Según los últimos estudios de salarios del Instituto Nacional de Estadística (INE), un empleado público cobra en Cataluña, de media, un 39% más que los asalariados de la empresa privada. El salario bruto medio anual de los empleados públicos catalanes ronda los 31.500 euros al año –sin contar las cotizaciones a la Seguridad Social que le corresponde pagar a la Administración que le tiene contratado-; en el sector privado catalán, el salario bruto medio apenas llega a los 22.700 euros al año.

Al acabar 2017 –último cómputo anual disponible– el sector público de la Generalitat tenía en nómina a 245.000 personas, entre personal fijo y la abultada porción de puestos interinos que, por cierto, se han incrementado apresuradamente desde que el independentista Quim Torra se convirtió en presidente de la Generalitat. En los seis primeros meses de mandato de Torra, la Generalitat sumó mil empleados más.

Esos alrededor de 245.000 asalariados que suma la Generalitat los convierten en un poderoso colectivo que ha sido tenido en cuenta, como tal, por los sucesivos gobiernos nacionalistas. De ahí que el independentismo instalado en el Gobierno catalán vea con especial incomodidad que las revueltas que han protagonizado en los últimos días las bases funcionariales que han alzado su voz contra la Generalitat.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!