La Fiesta del Santo Niño Perdido, declarada de Interés Turístico Regional

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional a la Botarga de Valdenuño Fernández, también conocida como fiesta del Santo Niño Perdido.

Se trata de una de las tradiciones con más historia de la región, ya que su origen data del siglo XVIII. En concreto, todo apunta a que fue en 1721 cuando un niño de la localidad se perdió y el pueblo entero se volcó en su búsqueda hasta que dieron finalmente con él en la iglesia.

Desde entonces, de manera ininterrumpida, salvo los diez años siguientes a la Guerra Civil, década en la que se suspendió por considerarse una fiesta pagana, cada año se recuerda este acontecimiento el primer domingo después de la festividad de Reyes, con la participación del pueblo entero en dicha celebración.

En esta fiesta está el ritual de esconder la imagen del Santo Niño por las bodegas del pueblo, lo que genera la búsqueda de dicha imagen. Una vez encontrada, es celebrada con el baile del paloteo. Una celebración particularmente sonora y enérgica que representa la lucha del bien (representado por los danzantes) contra el mal (representado por el botarga).

El núcleo de la fiesta lo protagonizan un grupo de ocho danzantes, la botarga, el tamborilero y un par de mozos que acompañan al grupo asistiendo con palos de repuesto y alforjas para los donativos que recogen. También hay una guerra de naranjas entre danzantes y botarga en la que participan los jóvenes de la localidad.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!