La familia de Bale frena su traspaso a China

El Real Madrid continúa la operación salida para diseñar su plantilla definitiva y hay dos futbolistas importantes que Zidane no desea y que viven situaciones muy distintas, Gareth Bale y James Rodríguez. El galés pensaba en China, pero su familia, sin embargo, prefiere quedarse. El colombiano debe incorporarse a los entrenamientos del club blanco hoy, sin destino seguro.

Gareth Bale ya ha admitido mentalmente que debe pensar en abandonar el club blanco, porque Zidane no cuenta con él, y hace cuatro días le explicó a su agente, Jonathan Barnett, que aceptaría marcharse a China siempre que cobrara más dinero que en club español, que le abona una ficha neta de 11 millones, que se traducen en un coste de 23 para la entidad.

El proyecto de marcharse a China está parado porque la familia del jugador no quiere ir; Bale ha pedido una «jornada de reflexión» para decidir, pues el mercado del gigante asiático se acaba el 31 de julio

El problema es que la familia del británico no desea irse a China y el jugador ha pedido un periodo de reflexión que solo puede durar dos días, pues el mercado chino cierra el 31 de julio.

China exige a sus clubes que si pagan un traspaso, por ejemplo de 30 millones, paguen otros 30, un impuesto del cien por cien, al Estado

El representante del británico movía desde hace unas semanas el mercado chino y la propuesta del Jiangsu Suning, uno de los equipos más potentes de la Superliga china, dueño del Inter, era idónea para el futbolista. Le ofrecía tres años, el mismo tiempo de contrato que le restaba en el Real Madrid, y una ficha de 25 millones de euros netos. El Real Madrid aprobaría esa operación siempre que el Jiangsu pagara un traspaso, aunque no fuera excesivo. La posición de la entidad española era que, si tiene tanto dinero para satisfacer salarios, puede cubrir también una transferencia. No quería que se marchara gratis total, aunque se ahorrara 69 millones de euros por un trienio de uno de los salarios más caros de la plantilla. La familia de Gareth lo ha parado todo, al menos de momento.

La legislación deportiva del gigante asiático exige abonar a la nación el mismo dinero que se aporte por un traspaso. Si, por ejemplo, el Real Madrid solicitara 30 millones por Bale, el equipo chino deberá poner otros 30 para el Estado, como si fuera un impuesto del cien por cien por una fuga legal de capitales. La casa blanca cuenta con esa reglamentación para concretar el precio.

El mercado inglés cierra el 8 de agosto, el tiempo apremia y Barnett miró a China tras no cuajar un acuerdo con el Tottenham, que se abordó hace un semana. Bale acaba de cumplir 30 años y esperaba firmar por el Jiangsu en cuestión de días. Su familia le ha puesto en una dura diatriba.

James: mañana debe incorporarse al trabajo

El porvenir de James Rodríguez no posee una solución tan rápida. Jorge Mendes, su apoderado, comentaba con realismo a ABC que el colombiano tiene 28 años y lo que se dilucida ahora es sencillamente el futuro de su vida, un contrato hasta los 33, probablemente el último en Europa. El centrocampista posee ficha con el Real Madrid hasta 2021 y teóricamente debería incorporarse a los entrenamientos en Valdebebas hoy, una vez acabadas las vacaciones tardías, consecuencia de la Copa América.

Como en el caso de Bale, el club blanco pide un dinero de transferencia por James, como mínimo 42 millones, y si no llega esa propuesta de un club extranjero se quedará en el Real Madrid. Esa posición es un mensaje para el Nápoles o para cualquier otro equipo que quiera al colombiano. Si no se cobra dinero por la estrella de Colombia, se quedará, aunque Zidane no cuenta inicialmente con él. Mendes lo sabe y viajó a Nápoles para abordar ésta y otras operaciones. Queda mucho tiempo de mercado, hasta el 2 de septiembre.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!