La estrella de Michel Barnier se desvanece

Pasado el periodo de tensiones de la recta final de la negociaci√≥n sobre la retirada del reino Unido, la figura del negociador europeo, el franc√©s Michel Barnier, va siendo contemplada con matices. Inicialmente considerado como una gesti√≥n impecable, la crisis de √ļltima hora sobre Gibraltar ha servido para desvelar otros puntos negros de su gesti√≥n que a decir de muchos expertos en pol√≠tica comunitaria, podr√≠an pesar a la hora de definir su futuro en Bruselas. Francia, Holanda y Dinamarca tampoco est√°n contentos con el resultado final, por lo que respecta a la pesca en las aguas del Mar del Norte, y ello podr√≠a comprometer su idea de ser nombrado en la pr√≥xima comisi√≥n como vicepresidente y Alto Representante para la pol√≠tica exterior.

En todo caso, para la diplomacia espa√Īola, √©l aparece como el responsable de haber permitido la maniobra de los brit√°nicos con el art√≠culo 184. Aunque el presidente de la Comisi√≥n Europea, Jean-Claude Juncker, intent√≥ exculparle a √ļltima hora diciendo que ¬ęlos que no son espa√Īoles no pueden tener la sensibilidad necesaria para un asunto tan importante¬Ľ, era imposible que el negociador europeo no estuviera al corriente de esos detalles. Tambi√©n le reprochan que se negase a exigir a Londres que incluyese en el texto del Tratado de Retirada una menci√≥n expresa que contemplase lo que se hab√≠a acordado en las directrices de negociaci√≥n sobre Gibraltar, aduciendo que en ese caso se complicar√≠a la negociaci√≥n en su conjunto, cuando ya estaba todo cerrado.

En todo caso, la opini√≥n de muchos funcionarios europeos es que la UE ha sido en general mucho m√°s solidaria con Irlanda en esta negociaci√≥n que con Espa√Īa.

De todos modos, la cuesti√≥n m√°s importante y en la que coinciden much√≠simos comentarios en Bruselas es que teniendo en cuenta las inc√≥gnitas que penden todav√≠a sobre el futuro de este Tratado de Retirada, la cuesti√≥n m√°s relevante en el futuro ser√° el hecho de que el Reino Unido ser√° un pa√≠s tercero y que a partir de entonces Espa√Īa tendr√° un permanente derecho de veto sobre cualquier acuerdo con Londres que incluya o no a la colonia.

En la actualidad, por ejemplo, un pa√≠s como Grecia lleva d√©cadas bloqueando todo acercamiento de Macedonia, porque exige que este pa√≠s cambie su nombre. En el futuro, Espa√Īa se encontrar√° en una situaci√≥n similar para poner trabas a cualquier tipo de negociaci√≥n que le interese al Reino Unido. Hay quien habla de la posibilidad de plantear en su d√≠a ese derecho a veto en el acuerdo que los brit√°nicos empezar√°n a negociar para regular sus relaciones futuras con la UE.

Naturalmente, tambi√©n hay innumerables aspectos de las relaciones con el Reino Unido en los que Espa√Īa est√° de acuerdo y le interesa cooperar pero por lo que respecta a GIbraltar, cualquier camino que los habitantes de la colonia quieran emprender para llegar a Europa, pasar√° por Espa√Īa. Y el Gobierno brit√°nico no podr√° hacer nada para evitarlo. Por m√°s que ahora ahogue de elogios al primer ministro Fabian Picardo.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!