La DPZ reparte otros 14 millones de euros entre los ayuntamientos de toda la provincia

La Diputación de Zaragoza (DPZ) cierra el año con otro reparto multimillonario entre los 292 municipios del medio rural de la provincia -todas las localidades, excepto la capital-. En esta ocasión ha dado luz verde a la distribución de casi 14 millones de euros en tres partidas. La principal, dotada con 11,6 millones de euros, llegará de forma proporcional a los 292 ayuntamientos, un dineor que podrán utilizar libremente para abonar los gastos municipales que cada consistorio estime oportuno.

Junto a este fondo de 11,6 millones de euros, la DPZ también va a repartir 1,3 millones de euros entre los municipios con especiales dificultades territoriales, al amparo de la línea de subvenciones denominada Pimed. Y, además, distribuirá otros 974.000 euros entre pedanías, entre aquellos ayuntamientos que cuentan con barrios pedáneos o rurales.

El presidente de la DPZ, el socialista Juan Antonio Sánchez Quero, ha destacado especialmente los nuevos criterios de reparto que se han aplicado al fondo de libre disposición dotado con 11,6 millones de euros, denominado plan de concertación. De una parte, por lo que supone de introducir nuevas fórmulas objetivas de reparto que garantizan una mayor equidad en la distribución de este fondo. Y, de otra, por lo que supone esta inyección presupuestaria para los ayuntamientos, que «les permite hacer frente a proyectos que no han podido financiarse con el Plan Unificado de Subvenciones (PLUS) o con el de Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS)».

Hasta ahora, el plan de concertación se distribuía con una cantidad fija igual para todos los ayuntamientos y otra variable que dependía de la población empadronada en cada municipio. Con el nuevo reparto, se han incorporado cuatro nuevos parámetros para ajustar mejor el reparto: la funcionalidad, que refleja el grado de influencia de una localidad sobre el resto del territorio expresado en un índice elaborado por el Gobierno de Aragón y plasmado en la Estrategia de Ordenación Territorial de Aragón (EOTA); la extensión del término municipal; un índice sintético de desarrollo territorial que también ha sido incluido en la EOTA; y un índice inverso de capacidad tributaria que beneficia a los ayuntamientos que tienen una menor base imponible en el IBI.

«De esta forma, en el nuevo plan que hoy aprobamos el 35% de los fondos se distribuyen con un fijo igual para todos, el 57% dependen de la población y el 8% restante, de los nuevos criterios incorporados», ha explicado Sánchez Quero.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!