La directiva del Madrid lee la cartilla a los jugadores

La c√ļpula del Real Madrid, con Florentino P√©rez a la cabeza, mantuvo en Ipur√ļa un ¬ębrunch¬Ľ con la Junta directiva del √Čibar, presidida por Amaya Gorostiza, que comenz√≥ dos horas antes del partido. Tras la derrota, el regreso de la expedici√≥n madridista a la capital de Espa√Īa permiti√≥ una reflexi√≥n profunda de la dura realidad del equipo. Una preocupaci√≥n que volvi√≥ a analizarse el domingo sin el fragor inminente del fiasco. Los directivos del club blanco fueron francos en sus postulados, porque el rendimiento de muchos futbolistas no permit√≠a justificaciones. Estaban decepcionados con muchos jugadores, por su falta de car√°cter para coger el toro por los cuernos en los malos momentos, una ausencia de amor propio que ya soportaron en la etapa de Lopetegui. Y exigen a Solari que tome medidas para conseguir una reacci√≥n, sin pensar en nombres ni en antiguos privilegios conquistados en el c√©sped, que ahora ya se han perdido.

En la cocina: el equipo hizo autocrítica ante Solari, que les instó a recuperar el sacrificio que define al Madrid

La directiva del campe√≥n de Europa sab√≠a desde hace dos meses que el estado f√≠sico del plantel es deficiente, culpa de un mal trabajo en este cap√≠tulo del cuadro t√©cnico del anterior entrenador, pero esperaban que jugadores cualificados que lo han ganado todo asumieran la responsabilidad, especialmente cuando las cosas van mal. Los l√≠deres de la plantilla no lo han hecho. El l√°tigo que Ramos esgrimi√≥ en √Čibar para criticar al grupo explicaba lo que sent√≠an los directivos. Es el √ļnico veterano que, con fallos, siempre da la cara. Otros no lo hacen.

La dirección deportiva del club está sorprendida y desencantada con el equipo en general y esencialmente con varias vacas sagradas blancas que ya no son tan sagradas.

Falta condición física

Modric y Bale encabezan la lista, pero hay otros hombres, No se se√Īala a uno o dos, es una sensaci√≥n generalizada con hombres curtidos en cuatro t√≠tulos de Champions. En la misma medida sienten una decepci√≥n con j√≥venes a los que se les ha mimado, como Asensio. Observan que Isco es suplente porque no ha encontrado la forma tras su operaci√≥n de apendicitis, pero no est√° peor que otros que no se operaron nada. Los responsables de la entidad piden un cambio de actitud del grupo y Solari tiene libertad de acci√≥n para actuar, como Zidane hizo a partir del 27 de febrero de 2016, cuando el Atl√©tico gan√≥ 0-1 en el Bernab√©u y el franc√©s revolucion√≥ el once desde entonces con la entrada de Casemiro y Lucas. El argentino, ahora, debe aportar soluciones que despierten al equipo, con cambios que azoten internamente las sensaciones individuales de muchos hombres.

La plantilla se ejercit√≥ ayer para preparar el partido de Roma, que se disputa ma√Īana. Los directivos conocen la charla que el nuevo preparador dio a sus pupilos en el ¬ęmea culpa¬Ľ general. Los futbolistas hicieron autocr√≠tica desde la tarde del propio s√°bado, en √Čibar. Y el entrenador les exigi√≥ que recuperen el ADN del Real Madrid, el que vivi√≥ como jugador al lado de Zidane en el primer lustro de este siglo. Les pidi√≥ revivir la voluntad de sacrificio que define al club para remontar adversidades y luchar hasta el √ļltimo minuto.

Solari les se√Īal√≥ todas las asignaturas que son imprescindibles de aprobar para ganar en el f√ļtbol de hoy y que sus hombres suspendieron, aunque las conocen perfectamente. Son puntos clave que el t√©cnico ha expuesto constantemente a estos profesionales y que no han cumplido. Ten√≠a muchos deberes que poner a sus hombres este fin de semana. Porque no se presiona. Porque no se busca el robo de bal√≥n. Porque muchos jugadores no pelean la pelota. No hay sentido de la anticipaci√≥n. No hay velocidad en el juego. No hay desmarques. Se hace un f√ļtbol est√°tico, de toque al pie. No se remata y no se dispara desde fuera del √°rea. No se defiende bien en grupo y no hay disciplina en los marcajes. Y lo peor es que se fallan los pases y se sufren goles muy tontos.

Hay una verdad paralela: el equipo se encuentra todav√≠a f√≠sicamente a un nivel bajo. Pintus se ha puesto a trabajar en este cap√≠tulo desde que le han dejado tomar la responsabilidad, secundario para Lopetegui, y ha mejorado el estado de forma de varios hombres, pero el plantel no ha alcanzado a√ļn el ochenta por ciento de su nivel, con las excepciones de Lucas, Fede Valverde, Odriozola, Llorente, Carvajal y Reguil√≥n. Las lesiones, sin embargo, han lastrado a los tres √ļltimos, quiz√° porque corren por muchos compa√Īeros.

Debe de hacer cambios

Solari tiene mando en plaza para hacer cambios. Sin ser culpable de nada, porque se ha encontrado un plantel en un nivel de prestaciones muy mejorable, el club le exige resultados sin mirar la alineaci√≥n. En √Čibar hubo profesionales avezados de la entidad que pasaron verg√ľenza. El mensaje es directo: se acabaron las contemplaciones, que el t√©cnico act√ļe sin freno. Que encuentre el camino sin miedo a sentar a quien se lo merezca. Tiene v√≠a libre, porque el Madrid no puede seguir as√≠, sin demostrar fe en la reacci√≥n en cuanto sufre un gol. Lucas, que nunca le ha fallado, debe jugar en Roma. Isco pide sitio en el once. Carvajal, incansable, ser√° titular. Fede Valverde, que ya demostr√≥ la capacidad f√≠sica que rodea a su calidad, aspira a meter energ√≠a en el centro del campo. Y Mariano, alta, solicita minutos ya para encontrar el gol que falta al equipo.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!