La cuestión central de River: la zaga tiene nombres de garantía, pero enciende alarmas

Armani gesticula, los centrales Paulo Díaz (que debutaba) y Javier Pinola (que se fue expulsado) son pura frustración; la pasaron mal en el partido con Talleres Fuente: LA NACION – Crédito: Fabián Marelli

La partida de Jonatan Maidana fue el fin de una era. Durante ocho años, entre 2010 y 2018, su nombre se erigió como caudillo defensivo de un River que pasó del peor de los infiernos al mejor de los cielos. Concretada la epopeya, el mariscal decidió partir por la puerta grande y dejó un hueco que parecía imposible de reemplazar. Pero Marcelo Gallardo encontró al sucesor sin pestañar: Lucas Martínez Quarta tomó la posta y se adueñó del puesto en la zaga central como acompañante de Javier Pinola.

El problema parecía resuelto, pero durante el año se han dado diferentes circunstancias por las que el entrenador optó por modificar nombres y esquemas, tal como ocurrió anteayer. Y la respuesta no fue la mejor: en la derrota frente a Talleres con un equipo alternativo, salieron a la luz situaciones inestables que expusieron al debutante Paulo Díaz y al propio Pinola, quien volvió a jugar tras un mes de lesión y se terminó yendo expulsado en uno de sus peores partidos con la camiseta millonaria.

La pequeña señal de alarma no es una preocupación, ya que a River tan solo le han convertido cuatro goles en los primeros ocho juegos del semestre, pero sí se vuelve un foco central en la preparación de cara a una semana crucial: el jueves definirá su futuro ante Cerro Porteño en la Libertadores y el domingo tendrá el primer superclásico del año en el Monumental. “El análisis defensivo es el mismo que hago ofensivamente. Nosotros somos un todo cuando atacamos y cuando defendemos. Las líneas no las separo. Cuando hacemos un buen partido, jugamos bien todos. Cuando hacemos un mal partido, jugamos mal todos”, reflexionó un autocrítico Gallardo sobre la primera caída de la temporada, luego de cuatro empates y tres triunfos.

Para tener en cuenta, de los 35 partidos que jugó River durante 2019, Martínez Quarta estuvo como titular en 30 de ellos y potenció al máximo su rendimiento, al punto tal que su representante está en Italia porque Inter y Milan lo siguen de cerca. ¿Se irá? La postura de la dirigencia en el mercado fue no vender pese a que el club necesita liquidez, por lo que difícilmente emigre si no se paga su cláusula de 22 millones de euros.

Por su parte, Javier Pinola fue titular en 24, Robert Rojas lo hizo en 16 (más uno entrando desde el banco), Kevin Sibille en dos y Paulo Díaz en uno. En tanto, Luciano Lollo, quien se encuentra en Banfield a préstamo, también disputó un encuentro.

Para jugar en Asunción, Gallardo optaría por mantener la línea defensiva que mostró buenos rendimientos en el inicio del semestre: Montiel, Rojas, Martínez Quarta y Casco Fuente: AFP

¿Cuál es la dupla más usada? Martínez Quarta con Pinola en 18 oportunidades, el doble de las que lo hicieron Rojas y Martínez Quarta, segunda variante más repetida con nueve apariciones. Luego aparece la opción de la línea de tres defensores, con Rojas, Martínez Quarta y Pinola, que se utilizó en tres fechas de la pasada Superliga. Finalmente, hay otras cinco variantes aisladas: Rojas-Pinola, Sibille-Pinola, Rojas-Sibille, Rojas-Lollo y Paulo Díaz-Pinola.

De esta manera, para jugar el jueves en Asunción por el boleto a semifinales de la Libertadores, el DT optaría por mantener la línea defensiva que mostró buenos rendimientos en el inicio del semestre: Montiel, Rojas, Martínez Quarta y Casco.

Así, el Muñeco sostendría al paraguayo Rojas, de sólidas actuaciones al reemplazar a Pinola, quien recién anteayer retornó de la lesión muscular en el isquiotibial de la pierna derecha que sufrió el 23 de julio, en la ida de los octavos con Cruzeiro. El impasse del zaguero de 36 años se tradujo en un muy mal partido con Talleres y encima vio la roja, por lo que no podrá estar el próximo domingo frente a Boca.

“Cuando vos sufrís una lesión y estás parado, la dinámica y el ritmo se pierden. Es normal que eso suceda. Nosotros tenemos que ser conscientes de la situación individual de cada jugador y de cómo se van metiendo en la dinámica del equipo, por eso intentamos que el futbolista que está un largo tiempo de recuperación, no sufra al volver a meterse en el equipo”, reconoció el técnico.ß

Por otro lado, el debut del único refuerzo Paulo Díaz se dio en el marco de un contexto negativo que no le permitió mostrar las condiciones que motivaron a Gallardo a insistir tanto por él. Tuvo problemas en la marca y evidenció una clara falta de ritmo (su último partido había sido el 6 de julio, en el tercer puesto entre Chile y Argentina por la Copa América), pero el chileno de 25 años mostró puntos positivos: un potente juego aéreo, fuerte personalidad para ser voz de mando y buenas intervenciones con la pelota.

Según estadísticas de Opta, ante Talleres fue el jugador con más toques de pelota (94), más pases (66, con 71,2 % de efectividad), más disputas de balón totales (19), más duelos ganados (78,9%) y más duelos aéreos totales (10, con el 90% ganados). También fue líder en quites con posesión (4), despejes (4) e intercepciones (4), además de tener nueve recuperaciones, dos remates bloqueados y 20 pérdidas de pelota. Así, en medio de los cambios que se puedan necesitar por el desgaste físico, es una variante certera para recibir al xeneize.

Con cuatro centrales que lucharán por adueñarse de la titularidad, Gallardo afronta la primera temporada tras la era Maidana. Y aunque la estructura defensiva del campeón de América no parece haberse resquebrajado, hay señales que demuestran que se debilita con el recambio.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!