La cruda confesión de Iniesta

Cada día es más normal que grandes atletas de cualquier disciplibna deportiva tomen la palabra para reconocer un problema que hasta hace no mucho estaba silenciado en el mundo de la competición, el de las depresiones. Si hace poco fue el nadador Michael Phelps, quizás el mejor de la historia, que confesó sus problemas en una entrevista con el jugador de la NBA Kevin Love, que también atravesó dificultades similares, el último en hacerlo ha sido Andrés Iniesta, que vive la recta final de su carrera en Japón después de abandonar el Fútbol Club Barcelona.

El manchego ha afirmado en una entrevista para el programa ‘Salvados’, de La Sexta, recordando la etapa que vivió cuando tuvo depresión, que deseaba «que llegara la noche para poder tomarse una pastilla y descansar».

«A las personas nos mueve la ilusión y en una situación así no tienes nada, no sientes las cosas. Deseaba que llegara la noche para poder tomarme una pastilla y descansar», dijo. «Cuando sufres depresión, no eres tú. Cuando estás tan vulnerable es difícil controlar momentos de la vida», explicó Iniesta.

Sobre su marcha a jugar a Japón, Iniesta comentó: «Ojalá hubiera podido jugar toda mi vida en el Barça, pero no estaba para dar mi 100% al equipo».

Mou y la tensión de los clásicos

También recordó la fuerte rivalidad Real Madrid-Barcelona en la época en la que el portugués José Mourinho entrenaba al equipo blanco. «Mourinho fue el componente clave en la mala relación que hubo en aquella época entre Barça y Madrid», dijo.

«Quien no lo quiera ver es que traspasa los límites de la radicalidad. Aquello hizo mucho daño a la selección, a los compañeros. Era surrealista. No veías la rivalidad de siempre, veías odio. Se cultivaba ese ambiente y era insoportable», agregó.

Asimismo recordó el Mundial de Rusia y el relevo en el puesto de seleccionador a pocos días del comienzo: «Cuando Julen Lopetegui se fue de la selección, deportivamente no fue positivo. No podía serlo de ninguna de las maneras».

«Lo que mal empieza, normalmente, mal acaba. El último partido acabó de poner la guinda. El ‘mister’ (Fernando Hierro) me habló antes. Pero me hablara antes o después no entendí esa decisión y se lo dije. La respeté pero no la compartí. Me daba igual lo que me dijese. Lo único que quería yo era pasar. Estuve puteado, imagínate», comentó.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!