La caravana de Mauricio Macri: un raid por 30 ciudades y con protocolo de seguridad relajado

“En la gira puede hablar desde una camioneta, el vagón de un tren, un camión o un tractor”, anticipan en el Gobierno Fuente: Télam

Hernán Lombardi despegó y aterrizó, en helicóptero y aviones de línea, seis veces en las últimas 24 horas. El secretario del Sistema de Medios Públicos es el encargado de organizar la logística de la gira de campaña por 30 ciudades que Mauricio Macri iniciará el sábado en Barrancas de Belgrano, en la Ciudad, para mostrarse exclusivamente con el traje de candidato, así se altere el protocolo de la seguridad presidencial.

Lombardi hizo visitas fugaces por Concepción del Uruguay, La Paz, Rafaela, Esperanza, Santa Fe y Bahía Blanca, según pudo reconstruir LA NACIÓN. En cada destino buscó una locación abierta al público y se puso en contacto con funcionarios locales, entidades educativas y cooperativas para fomentar la convocatoria. Los actos tienen producción previa, aunque habrá lugar para imprevistos.

Cerca del Presidente reconocen que no tendrán cobertura total para eventuales protestas. “Vamos a asumir riesgos”, reconocieron en Pro. La exposición había sido más controlada en la previa a las PASO, donde los actos, en formato 360, fueron en lugares cerrados y controlados, con acceso restringido para evitar escraches. Con Macri jugando sus últimas fichas, el operativo tendrá más protagonismo de los “voluntarios” de Juntos por el Cambio y relajará los esquemas de la seguridad presidencial.

La idea de Pro es replicar la atmósfera de la marcha del 24 de agosto a la Plaza de Mayo, donde el Presidente salió a saludar al balcón de la Casa Rosada. Macri se montará en escenarios móviles. Se espera que aproveche la puesta en escena para hacer propuestas concretas para los próximos cuatro años, con foco en la clase media, como señaló ayer este medio. El domingo el Presidente también podría hablar de promesas, porque tiene agendada una entrevista a Periodismo Para Todos.

“En la gira Macri puede hablar desde una camioneta, el vagón de un tren, un camión o un tractor”, comentaron en el oficialismo y aseguraron que “quieren rehuir al acto tradicional” y permitir “el contacto directo con los argentinos”.

La marcha del “Sí se Puede”

Durante los últimos 30 días de la campaña al 27 de octubre Macri visitará a 30 localidades en lo que en Pro denominaron “la marcha del Sí Se Puede”. Con la Capital Federal como punto de partida, el Presidente pasará el lunes por la localidad de Junín y el martes por Córdoba, junto a el jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri.

Aún se ultimaban detalles para el acto en Barrancas de Belgrano, uno de los que será más populosos, pero se evaluaba que el Presidente llegue a los parques en el tren Mitre, con pasajeros. Horacio Rodríguez Larreta estará en el acto y probablemente hablará.

Macri pidió en su convocatoria que las marchas sean “en paz y con alegría”. Cerca de la organización reflexionaron: “Si hay muchas personas en un clima pacífico, hay menos posibilidad de animarse. Las metodologías violentas no van a impedir el contacto directo con los argentinos”.

“La idea es demostrar que somos muchos, y que vamos a ser más. No somos todos, eso es un concepto autoritario”, dijeron cerca de la organización de la marcha, en una chicana al espacio de Alberto Fernández, el Frente de Todos.

Desde el comando central de Pro quieren transmitir un mensaje de “alegría” en un regreso a las fuentes de la campaña macrista a la Ciudad. Ese tono de la campaña dio a lugar a las críticas del candidato a vicepresidente, Miguel Pichetto, que pretende una campaña con tono más duro, que exprese las diferencias con el kirchnerismo.

Hasta ahora, la campaña estuvo apuntada sólo a los “valores” y a la “identidad” de Cambiemos. Pero se espera que con la gira Macri haga promesas de campaña. En el oficialismo están puliendo la plataforma, ante los desafíos que implica para el Gobierno redactar propuestas económicas a la luz de los resultados de la gestión.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!