«La bronca con Almeida por la pancarta fue una bronca muy progre»

¿Qué le pareció la bronca del alcalde Almeida al concejal Ortega Smith por romper el minuto de silencio por la última víctima de la violencia de género en Madrid?

—Pues que fue una bronca muy progre y que lanzó un mensaje a sus votantes. Y que no, no fue en el minuto de silencio, fue antes. Ellos salieron con una pancarta ideológica y nosotros nos mostramos con una pancarta que defendía las cosas de otra manera y que por supuesto lamentaba el asesinato de esa mujer.

Ambas pancartas sí coincidieron

—Sí, sí, y en el sentimiento de dolor por ese asesinato, pero lo vemos de una manera distinta. Hay quienes para responder al marxismo cultural que se nos quiere imponer quieren sustituir la lucha de clases por la lucha de sexos, y Vox nunca va a caer en eso. Y además lo hace defendiendo a muchísimas mujeres que están en contra de la estigmatización del varón, que es lo que defiende la ideología de género y la actual ley de violencia de género.

En esta cuestión no están encontrando ningún apoyo

—Así es.

¿No le merece una reflexión?

—Sí, que Vox está acertando. Que estamos representando a españoles y a españolas que no se sentían representados. Es una de las razones por las que nos votan algunas personas de izquierdas.

Por último, ¿no le molesta ser coartada de la izquierda para movilizar? Para la izquierda usted es el ogro.

—Evidentemente no es nada agradable, pero he de decir que no lo noto por la calle. Yo el ogro solo percibo serlo en el Congreso y en los medios de comunicación. En la calle solo recibo cariño. Es algo que a mí mismo me sorprende:con todo lo que dicen de mí casi estoy seguro de que me van a insultar cuando salgo por la calle y no me ocurre casi en ningún sitio, salvo cuando van a hostigarnos en Cataluña o en el País Vasco. La izquierda, efectivamente, ha utilizado a Vox para movilizar, ha metido miedo en contra de Vox, pero eso va a dejar de funcionar porque muchos españoles nos han oído directamente en el Congreso, sin traductores, y eso hace que la demonización de Vox sea cada vez más difícil. Por eso creo que tenemos un futuro prometedor.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!