La Audiencia Nacional reabre el caso de un extra√Īo atentado cometido en 1980

La Audiencia Nacional ha reabierto la investigaci√≥n de un extra√Īo atentado cometido en Zaragoza en 1980 y que seg√≥ la vida de un guarda jurado que prestaba servicio en las oficinas que ten√≠a en esta ciudad la multinacional estadounidense General Motors. Al caso se le dio carpetazo judicial en apenas dos meses. Ahora, 38 a√Īos despu√©s, una fiscal de la Audiencia Nacional ha apostado por indagar en lo ocurrido para buscar respuestas.

Las diligencias han sido impulsadas por la fiscal Carmen Monfort, tras reunirse con el hijo de la v√≠ctima de aquel atentado, seg√ļn ha informado √©ste a Heraldo de Arag√≥n. Eso s√≠, a estas alturas aquel crimen ya est√° judicialmente prescrito, si bien se conf√≠a en que las nuevas pesquisas puedan, al menos, esclarecer que ocurri√≥, qui√©n cometi√≥ el atentado y con qu√© objetivo.

El caso qued√≥ rodeado de misterio desde el primer momento, y m√°s a√ļn tras archivarse las diligencias sin que llegara a concretarse una acusaci√≥n ni una identificaci√≥n de los autores.

En un primer momento se present√≥ como un asesinato aparentemente vinculado a la delincuencia com√ļn. Incluso se plante√≥ en las primeras horas que el vigilante que fue asesinado, Jes√ļs Argudo Cano, hab√≠a podido ser v√≠ctima de alguna represalia particular o laboral, pero no de un atentado.

Esas versiones que aparecieron en las primeras informaciones de los peri√≥dicos de la √©poca cambiaron cuando, con el paso de las horas, el caso fue revindicado como un atentado terrorista. El peri√≥dico regional Arag√≥n Expr√©s -que desapareci√≥ pocos a√Īos despu√©s- recibi√≥ la reivindicaci√≥n del atentado por alguien que se identific√≥ en nombre del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP). A la Agencia EFE, por su parte, le lleg√≥ otra reivindicaci√≥n del crimen a cargo del Frente Revolucionario Antifascista Vasco Aragon√©s (Frava), grupo terrorista de fugaz existencia en los convulsos a√Īos de la Transici√≥n.

Los confusos datos que rodearon aquel caso se vieron certificados por la rapidez con la que se archivó el caso sin que la investigación permitiera aclarar lo ocurrido y dar con los autores.

La v√≠ctima era un guardia civil que, tras haber estado destinado en la provincia de Huesca, se retir√≥ y se convirti√≥ en guarda jurado. Se incorpor√≥ a la plantilla de la empresa Prosesa -antecedente de la actual Eulen Seguridad-. Como vigilante privado hab√≠a prestado servicio en la f√°brica zaragozana de Balay, desde donde fue destinado a las oficinas que por entonces ten√≠a la multinacional estadounidense General Motors en el centro de Zaragoza, en la s√©ptima planta de un bloque de oficinas de la calle Capit√°n Portol√©s, una sede provisional que la compa√Ī√≠a us√≥ mientras pon√≠a en marcha a pleno rendimiento su nueva factor√≠a europea en el peque√Īo municipio zaragozano de Pedrola.

Jes√ļs Argudo Cano apenas llevaba dos semanas destinado en las oficinas de General Motors cuando fue asesinado en su puesto de trabajo. Fue tiroteado mortalmente poco antes de las ocho de la tarde del 2 de mayo de 1980. Estaba en ese momento all√≠ porque le hab√≠a cambiado el turno a un compa√Īero, por lo que lleg√≥ a especularse con la posibilidad de que los criminales se hubieran equivocado de persona.

Tres encapuchados subieron por uno de los ascensores hasta la s√©ptima planta, se toparon con dos ejecutivos de General Motors, a los que enca√Īonaron, y fueron a por el vigilante privado. Un tiro en el cuello lo hiri√≥ de muerte. Falleci√≥ poco despu√©s, cuando era trasladado al hospital.

Un hijo de aquel vigilante ha insistido durante a√Īos para que el crimen que le cost√≥ la vida a su padre no cayera en el olvido. De ah√≠ la reuni√≥n que mantuvo con la fiscal de la Audiencia Nacional que, al parecer, va a permitir un nuevo intento por esclarecer lo ocurrido, aunque ya sea tarde para esperar justicia ante el tiempo que ha pasado desde entonces.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!