La “atajada de cabeza” con la que Coloccini salvó milagrosamente a San Lorenzo

La fiereza de Fabricio Coloccini en un cruce con otro argentino, Joquín Larrivey. Crédito: Juan Mabromata / AFP

Habían pasado 39 minutos del segundo tiempo y el tablero estaba en cero. Intenso, el partido entre San Lorenzo y Cerro Porteño, por la ida de uno de los octavos de final por la Copa Libertadores, parecía perderse en un empate que no era negativo para el equipo paraguayo ni del todo malo para el Ciclón argentino, porque no recibía tantos como local y así potenciaba un eventual gol en Asunción, el miércoles próximo.

En ese momento, los corazones cuervos se detuvieron por un segundo. Parecía que San Lorenzo se quedaría sin nada, porque un contraataque casi perfecto armado por el argentino Diego Churín derivó en que su compatriota Federico Carrizo quedara mano a mano a la carrera con Sebastián Torrico. El arquero estaba muy adelantado y al exmediocampista de Rosario Central y Boca Juniors le sobraba espacio. Definió por encima de Torrico… pero Fabricio Coloccini, que había quedado en desventaja numérica en el contragolpe y leyó a tiempo la jugada, cubrió a tiempo y llegó a rechazar con la cabeza, también a la carrera, delante del arco libre.

El rugido de los hinchas azulgranas premió el esfuerzo y la anticipación de Coloccini, un referente de San Lorenzo reconsiderado por el nuevo entrenador, Juan Antonio Pizzi. Gracias al defensor, la serie con Cerro Porteño está totalmente abierta y tiene pronóstico incierto.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!