La arriesgada apuesta por los ni√Īos prodigio

La noche del mi√©rcoles, millones de madridistas durmieron a pierna suelta, viendo a su equipo l√≠der en solitario de la Liga, algo que no suced√≠a desde hac√≠a dos a√Īos y medio. Tambi√©n sus jugadores, Zidane, y los directivos del club blanco, con una felicidad especial en el presidente de la entidad. La atrevida apuesta que inici√≥ hace ya unos a√Īos Florentino P√©rez, poniendo el foco en el talento inferior a los 18 a√Īos por culpa de un mercado inflacionado, no parece generar ilusi√≥n en un sector de la afici√≥n, pero ello no provoca ni una m√≠nima grieta de duda en el mandatario ni en la direcci√≥n deportiva. Ante el Osasuna, el Madrid se acost√≥ en lo m√°s alto de la tabla gracias a los goles de Vinicius y Rodrygo, dos de los grandes talentos del f√ļtbol brasile√Īo y mundial. Ambos fueron fichados cuando a√ļn eran menores de edad, con la esperanza de que marquen el paso durante la pr√≥xima d√©cada.

¬ęEn un mercado donde se mueve tanto dinero y se pagan elevadas cantidades en los traspasos, los grandes clubes han decidido apostar por pagar cifras importantes por promesas que apuntan a ser estrellas. Es una decisi√≥n arriesgada, claro, pero entra dentro de la l√≥gica del mercado actual, porque si adem√°s no eres t√ļ el que ficha a ese jugador emergente ser√° uno de tus grandes rivales, nacional o internacional, quien lo haga¬Ľ, explica a ABC Gin√©s Carvajal, uno de los agentes espa√Īoles con mayor pedigr√≠.

Top mundiales inaccesibles

La apuesta del Madrid por jugadores j√≥venes ha sido absoluta desde que el precio de los gal√°cticos se disparase a cantidades fuera de lugar. Odegaard, Asensio, Ceballos, Kubo, los propios Rodrygo y Vinicius… El club blanco entiende que no se puede competir con clubes que tienen detr√°s de s√≠ pa√≠ses que act√ļan como colch√≥n financiero. As√≠, es materialmente imposible repetir la f√≥rmula de la primera era de Florentino como presidente, en la que el mejor jugador del mercado no pasaba de lo 70-75 millones (v√©ase Zidane), cantidad f√°cilmente amortizada. Los 300 que cuestan hoy los Mbapp√©, Neymar o Kane de turno son operaciones que pueden llegar a poner en peligro la estabilidad econ√≥mica de un club, por mucho que se llame Real Madrid.

Dentro de esta pol√≠tica, el abanico de precios tambi√©n muestra las vicisitudes del mercado. El talento joven nacional suele ser el m√°s accesible y con las mejores condiciones -Asensio (4), Brahim (15), Ceballos (16,5)-, mientras que el sudamericano, con especial menci√≥n al brasile√Īo -Vinicius (45) y Rodrygo (45)-, suele conllevar el mayor gasto y riesgo. Si no explotan a crack, quiz√°s la inversi√≥n no haya sido tal. Por en medio, hay gangas como las de Kubo (2) u Odegaard (4) trabajadas en silencio y con exitoso final, que pueden compensar fichajes fallidos, pero este patr√≥n no siempre es as√≠ ni asegura r√©ditos a corto plazo, urgencia de la mayor√≠a de los trasatl√°nticos de Europa, como el Real Madrid. De todos ellos, solo hoy Asensio ha explotado como figura, pero entre el baj√≥n deportivo del pasado curso y la lesi√≥n grave de este, el balear lleva a√Īo y medio lejos de lo que lleg√≥ o aspiraba a ser.

La idea del Real Madrid de salir al mercado a fichar jugadores que a√ļn no tienen ni el carnet de conducir ha hecho escuela entre sus grandes competidores. Manchester City, PSG, United, Atl√©tico o Barcelona empiezan a destinar partidas de su presupuesto a esos futuros Messis y Cristianos: ¬ęEst√° claro que sale m√°s rentable fabricarlo que comprarlos hechos, pero no todas las adquisiciones de jugadores j√≥venes salen cara. Esto no son matem√°ticas¬Ľ, explica Gin√©s.

Ah√≠ est√°n los 127 millones que ha pagado el Atl√©tico por Joao F√©lix, la cifra m√°s elevada de la historia del f√ļtbol por una promesa de 19 a√Īos, y aunque la operaci√≥n tiene buena pinta, lo elevado del precio no deja resquicio ninguno al error. Si no sale crack absoluto, la inversi√≥n generar√° p√©rdidas no solo en lo deportivo, sino tambi√©n en lo econ√≥mico. Fichar futuro a precio de realidad tambi√©n tiene sus consecuencias cuando no das con la tecla adecuada.

Por eso, esta tendencia del mercado en los clubes m√°s poderosos genera tanta divisi√≥n. Muchos hinchas creen que ser√≠a mejor no pagar esas peque√Īas y medias cantidades por promesas o jugadores a medio hacer, y poner el dinero en un top mundial como hac√≠a a principios de siglo el Real Madrid. Pero es que hoy no se trata solo de evaluar el impactante precio de traspaso de una estrella mundial. Los sueldos tampoco son los de hace veinte a√Īos. Zidane o Figo, los dos emblemas del Madrid gal√°ctico, ganaban seis millones de euros. Hoy, las figuras no bajan de los 25-30 millones anuales. As√≠ est√° un mercado donde ahora las promesas, incluso a ciegas, son las piezas m√°s codiciadas.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!