La Argentina le ganó a Uruguay en la primera prueba para los Juegos de Lima y el Mundial de China

Luis Scola, el capitán de la Argentina, ataca el aro ante Uruguay, anoche en el estadio del Parque Roca Crédito: @cabb

Una primera prueba. Un ensayo que empieza a mostrar las primeras señales. Una ilusión enfocada en el horizonte. Una misión intensa con una abanico de objetivos. Dos meses de los más desafiantes y la conformación de la mejor propuesta para competir en el más alto nivel. Una estrategia cuidada para no pisar en falso. El seleccionado argentino de básquetbol en Parque Roca, en el amistoso ante Uruguay, comenzó a sacar conclusiones acerca de cómo encajar las piezas para mostrar la mejor versión en los Juegos Panamericanos de Lima y después tener el equipo más ajustado para la Copa del Mundo en China, donde se jugará una plaza para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

El fantástico estadio de Parque Roca jugó un poco en contra de la selección. Es que su capacidad para 14.000 espectadores es difícil de completar para un equipo que tiene grandes figuras, pero que no es convocante de manera masiva. Aunque hubo unas 4500, una cantidad aceptable para el básquet argentino, la cancha pareció vacía durante la victoria del equipo nacional ante Uruguay por 92-64.

Sergio Hernández desde hace un tiempo que está pensando cada paso. Parte de la historia está resuelta, porque una gran parte del grupo que participará desde el 31 de agosto próximo en el Mundial de China, no tiene demasiado misterio. Los apellidos se imponen, ya que la nómina está compuesta por la historia y un presente indiscutible. La experiencia de Luis Scola, está respaldada por el poderío de Facundo Campazzo, Nicolás Laprovittola, Luca Vildoza, Lucio Redivo, Nicolás Brussino, Patricio Garino, Gabriel Deck y Marcos Delía.

Este grupo de nueve jugadores también será, casi con seguridad, parte de la cita en Lima. Allí la Argentina buscará quedarse con una medalla y le apunta a la de oro. Los rivales y la conformación de los planteles permiten imaginar un camino hacia el podio. Aunque lo que Hernández busca con los Panamericanos es sumar horas de competencia para este grupo que tiene puesto su foco en estar entre los 8 mejores de la Copa del Mundo y conseguir una plaza para Tokio. “Argentina tienen que valorar estos torneos, no podemos darnos el lujo de no importarnos los Panamericanos, la medalla de oro olímpica fue hace 15 años. Acá hay que empezar de nuevo todos los días. Argentina tienen que ir en lo posible a ser protagonista y tratar de ganarlo. La otra razón es que nos va a servir para lograr experiencia para el Mundial, acumular vivencias para esta camada. No vamos a China con presión de ganar, pero al Panamericano sí, son diferentes vivencias. Que los chicos vivan un torneo con la obligación al éxito y otro certamen como el mundial con otra exigencia es una experiencia, que en una camada incipiente es siempre mejor”, explicó Sergio Hernández en el sitio oficial de la Confederación Argentina de básquetbol.

El mensaje está claro y en esta instancia en la que todo está en plena evaluación, el capitán del equipo, Luis Scola, hace un análisis casi idéntico al del entrenador: “Al Panamericano le estamos dando la importancia que merece cualquier torneo que jugamos. La diferencia es que, al no ser el único campeonato que tenemos por delante, la preparación comenzó cerca de la fecha, y también nos va a servir para el Mundial. Igualmente lo vamos a jugar para ganar”.

Facundo Campazzo y Máximo Fjellerup, en el duelo ante Uruguay Crédito: @cabb

La organización de estos dos últimos amistosos en la Argentina, este sábado se enfrentará a Puerto Rico, le servirá al entrenador para poder resolver cómo tomar la mejor determinación parar conformar el equipo para China, ya que le quedan tres lugares para ocupar en la lista para el Mundial y son 5 los candidatos a esos pasajes hacia China. Máximo Fjellerup, Leandro Bolmaro, Agustín Caffaro, Tayavek Gallizzi y Facundo Piñero, son los que quieren quedarse con esas plazas.

Entre Fjellerup y Bolmaro hay un lugar por resolver. Hernández debe decidir si lleva al chico de Barcelona B a los Panamericanos (le daría su primera oportunidad con la selección mayor). Mientras tanto, le genera una competencia a Fjellerup, con más experiencia en Bahía Basket y San Lorenzo, pero quedó como un jugador casi asegurado para el Mundial por la baja de Marcos Mata.

Entre Cáffaro, Gallizzi y Piñero saldrán los dos internos que restan. Las chances de Piñero (anoche entró en la rotación junto con Redivo) parecen más claras, ya que es el único de los tres que puede ocupar un lugar como ala pivote y tiene un buen tiro de tres puntos, condición fundamental para abrir el juego ante rivales que se cierren en la zona de la pintura. Resolver entre Cáffaro y Gallizzi dependerá qué pretenda Hernández para el equipo. El primero le da más opciones ofensivas debajo del aro y agilidad, mientras que Tayavek es un hombre de una rudeza superior, capaz de generar más peso cerca del aro y que evolucionó mucho en el aspecto defensivo en la última Liga.

El resultado dejó buenas sensaciones y algunas señales positivas. Se lo pudo ver a Scola valorando la tarea de Bolmaro, alentando los movimientos de Cáffaro, explicando acciones ofensivas en el banco de los suplentes y marcando el ritmo dentro de la cancha. La selección va calentando los motores y cada jugador sabe que el camino hasta China será determinante para tener minutos en la cita más importante en 2019.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!