La acogida del Aquarius se vuelve ahora contra el Gobierno

La iniciativa de Pedro Sánchez de acoger el pasado junio el buque Aquarius con 630 inmigrantes a bordo ha acabado volviéndose en contra del Gobierno. Ciudadanos, a través de su secretario general, José Manuel Villegas, cuestionó la «responsabilidad» del Ejecutivo y lo acusó de funcionar con las urgencias humanitarias solo «a golpe de titular y espectáculo», en vista de que ayer miércoles no se había ofrecido ninguna salida al pesquero español Nuestra Madre de Loreto, que desde el jueves 12 permanece en mitad del Mediterráneo a falta de un puerto seguro en el que atracar tras haber recogido a doce inmigrantes del mar durante un incidente con la Guardia Costera libia.

España, constató Villegas, ha estado «sufriendo» este verano «la llegada masiva de inmigrantes de forma más acusada» como consecuencia de la recepción del Aquarius, por lo que reclamó a Sánchez «solucionar los problemas humanitarios sin aspavientos» y atribuyó su forma de actuar de distintas formas ante un mismo problema a uno más de los «bandazos» presidenciales. El PP, por su lado, denunció la «dejación» del Ejecutivo y le pidió coordinar con la UE una salida.

En nombre del Gobierno, la vicepresidenta, Carmen Calvo, dijo ayer que se están «realizando intensas gestiones diplomáticas» con Italia y con Malta, que se ya han negado a acoger el barco, si bien la primera iniciativa de La Moncloa fue solicitar una patrullera a Libia para que se llevase a los inmigrantes a ese país. «Estaríamos ante un incomprensible giro político del mismo Gobierno que decidió acoger a las personas rescatadas por el Aquarius», se adelantó ayer la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ante tal supuesto, que los propios subsaharianos han rechazado al decir que preferirían morir. Aministía Internacional advirtió de que esa maniobra atentaría contra la legalidad internacional.

Amenaza de temporal

En tanto, se agravan las señales de alarma desde la nave, donde además viajan 14 tripulantes, en vista el empeoramiento de las perspectivas meteorológicas en la zona en que se encuentran, donde anoche se esperaban fuertes rachas de viento y olas de más de tres metros de altura.

El segundo de a bordo, Vicente Sempere, explicó en declaraciones a Efe que disponen de combustible y víveres para seis días y lamentó que ninguna autoridad española haya contactado con ellos. «Muchos empiezan a creer que España les ha abandonado», indicó. Según las agencias de noticias, sí han hablado con el patrón del barco, Salvamento Marítimo y el PP.

La vicepresidenta de la Comunidad Valenciana, Mónica Oltra, pidió que el Ejecutivo ayude si es preciso echando mano del Ejército y ha ofrecido dos veces los puertos de su región para que atraque Nuestra Madre de Loreto, cuya base es Santa Pola (Alicante).

Según narró el armador del barco, José Durá, los subsaharianos acabaron en su pesquero después de saltar de una patera que estaba siendo «acosada» por la guardia costera libia, que finalmente consiguió atrapar a algunos y llevárselos. Desde 2006, ha salvado más de un centenar de inmigrantes en el mar.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!