La acampada ¬ęindepe¬Ľ de plaza Universidad, entre acusaciones de robo e infiltrados

Barcelona Guardar

La acampada independentista de la plaza Universidad de Barcelona se está convirtiendo en la perfecta metáfora de este movimiento: objetivos imposibles y peleados entre ellos. Tras una semana ocupando el céntrico espacio, y provocando un considerable impacto en la circulación al tener cortada la Gran Vía y la conexión de Pelayo con Ronda de Sant Antoni, la protesa está degenerando en una pelea entre las organizaciones juveniles de ERC y la CUP (Jerc y Arran, respectivamente) y parte de los acampados, que acusan incluso a los primeros de infiltrados y de haber robado la caja de resistencia con los donativos recogidos.

Seg√ļn se se√Īalan en un comunicado emitido desde la asamblea de la acampada, arog√°ndose la representatividad de la misma, los representantes de Jerc y la CUP anunciaron el viernes que abandonaban la protesta ante el cariz que estaban tomando los acontecimientos, dando por disuelta la misma. Esta iniciativa, y en medio de fuertas tensiones, fue rechazada por parte de los acampados, no adscritos a ninguna organizaci√≥n, y que han decidido seguir adelante con la protesta ante los intentos de “enterrar” el movimiento.

Estos, en un comunicado, han acusado de “infiltrados” a las citadas organizaciones pol√≠ticas, a las que acusan adem√°s del “robo de la caja de resistencia” donde se recog√≠an los donativos durante esta semana. En la misma l√≠nea, y tras acusarles de haberse perdido entre “palamentos est√©riles y endog√°micos”, los nuevos l√≠deres de la acampada celebran que los j√≥venes que all√≠ permanecen se han “apoderado” y organizado al margen de las organizaciones pol√≠ticas.

La fractura interna en la acampada, y el abandono de la misma por parte de los partidos, hacen prever un pronto desenlace de la misma. De entrada, la Junta Electoral ya ordenó que se retirase la ocupación de la Gran Vía para no impedir el acceso al colegio electoral que se instalará en el edificio histórico de la UB. Por otra parte, el frío que de golpe ha caído sobre Barcelona empieza a mermar los ánimos de muchos. Perfecta metáfora del independentismo.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!