Koke, de capitán a leyenda

A sus 27 años, Koke Resurreción es todo un emblema rojiblanco. Desde que llegó con seis años al Atlético de Madrid no ha parado. Dio sus primeros pasos en la escuela atlética, se forjó en la cantera en el año 2000 y cumplió su sueño el 19 de septiembre de 2009, día en el que debutó con el primer equipo.

Ahora, el capitán del combinado madrileño acaba de alcanzar a Gabi con 417 encuentros vistiendo la rojiblanca y está a un paso de igualar a leyendas como Arteche y Calleja, ambos con 421 partidos. «Tengo la ilusión de acabar mi carrera en el Atleti. Soy un aficionado más y quiero jugar toda la vida aquí. Quiero seguir cumpliendo partidos con el Atleti y superar un día a Adelardo», expresó el jugador, muy feliz.

El centrocampista es uno de los que más y mejor transmiten el «sentimiento atlético» y la afición colchonera lo sabe y lo tiene como un estandarte dentro del club. Koke no ha vestido otra camiseta que no sea la rojiblanca, el Atleti es el club de su vida, ha compartido vestuario con algunos de los mejores jugadores del mundo y conoce a la perfección la filosofía del equipo. De seguir así, el vallecano se convertirá a finales de septiembre en el cuarto jugador con más partidos vistiendo los colores del Atleti.

Koke ha sudado la elástica colchonera en 287 partidos en Liga, 56 en Champions, 39 de Copa del Rey, 29 de Europa League, cuatro de Supercopa de España y dos de Supercopa de Europa. Ya suma 10 temporadas consecutivas con el primer equipo y ha demostrado una calidad y madurez que lo convierten en un jugador clave, tanto en el proyecto de Simeone como en el propio club. Los números hablan por sí solos y nadie mejor que él merecía seguir los pasos de Godín y Juanfran y heredar el brazalete de capitán.

Orgullo rojiblanco

«Es un orgullo. Llegué al Atlético con seis añitos, pasando por la escuela y luego la cantera. Son muchos años los que llevo. Es una ilusión tremenda, he tenido grandes profesores, gente muy importante dentro del club como son Antonio López, Godín, Raúl García o Gabi. También otros jugadores importantes que no fueron capitanes y pese a eso, transmitieron grandes valores al grupo. He intentado aprender de todos ellos para hacerlo lo mejor posible», explicó el futbolista cuando heredó el brazalete de capitán. «Estoy cumpliendo el sueño de cualquier niño del Atlético», finalizó.

El de Vallecas, que va como una lanzadera, antes de que finalice esta campaña posiblemente no solo habrá conseguido superar a Calleja y Arteche sino que también habrá igualado a leyendas como Aguilera (455) y Collar (468), lo que le colocaría en el «top 3» de la historia del Atlético. Justo por detrás de jugadores ilustres como Tomás, con 483 partidos y Adelardo, con 550. Todo un orgullo para la afición y para el propio jugador, un colchonero de cuna.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!