Juegos Panamericanos: la caída de Giselle Soler que le hizo perder el oro en patín artístico

El giro de Giselle Soler, que descoll√≥ ante el p√ļblico Cr√©dito: Prensa Lima 2019

LIMA.- Simulaba la suavidad de un pétalo de rosa descansando sobre el musgo. Una pluma dando vueltas en medio de la brisa. Su gracia y sus gestos delicados cautivaban el ambiente. Pero en un instante fatídico, el cimbronazo: a Giselle Soler se le astilló la ilusión con una caída sobre el final del programa largo del patín artístico, con lo que tuvo que conformarse con la medalla plateada en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Cuando el equilibrio le jug√≥ una mala pasada, enseguida se recompuso. Pero no pudo disimular la frustraci√≥n al finalizar la rutina: se llev√≥ las manos al rostro sabiendo que se le escapar√≠a el t√≠tulo, despu√©s de haber quedado primera en el programa corto de ayer. Era la gran candidata, aunque la ganadora fue Bruna Wurtz. De esta forma manera, con un total de 92,15 puntos contra 103,17 de la brasile√Īa, la chica argentina no logr√≥ defender el podio de oro en Toronto 2015. Giselle era uno de los grandes cr√©ditos para recolectar el mejor metal para la delegaci√≥n. “Estoy con mucha bronca todav√≠a. Quer√≠a la dorada, pero esto no modifica en nada el trabajo que hicimos y la forma en la que tenemos que seguir de cara al futuro”, se lament√≥ la argentina.

La caída que le hizo perder el oro a Soler

00:11

M√°s all√° de su frustraci√≥n dorada ¬Ņqui√©n es Giselle Soler, m√°s conocida en el peque√Īo mundo de pat√≠n como Gigi? Su m√°s lejano recuerdo es quedarse fascinada viendo deslizarse a su hermana mayor, Elizabeth. Ten√≠a apenas 3 a√Īos y ya la acompa√Īaba a entrenarse, con el deseo de imitarla muy pronto, cuando las piernas empezaran a amigarse con el equilibrio sobre ruedas. No tard√≥ demasiado: a los 5 ya compet√≠a en torneos federados. La identificaci√≥n con Elizabeth era total, al punto que hered√≥ su pasi√≥n y su rutina, pero de esas que se disfrutan y no se convierten en una carga agobiante.

Hubo un primer freno, eso s√≠: su desarrollo deportivo peligr√≥ por culpa de una escoliosis idiop√°tica. Una desviaci√≥n severa en la columna casi la deja al margen de las competencias, e incluso los m√©dicos le advert√≠an que empeorar√≠a si segu√≠a patinando. Patinaba igual, aunque cada movimiento le hac√≠a saltar las l√°grimas. Utilizaba en todo momento un corset de fibra blanco para corregir el problema y se lo sacaba unos segundos antes de las pr√°cticas en las ma√Īanas fr√≠as. Empez√≥ en el club Di Montazzoli, pas√≥ a los siete a√Īos a San Lorenzo y represent√≥ a partir de 2012 a Trist√°n Su√°rez.

La belleza y plasticidad de Giselle Soler, en todo su esplendor Crédito: Lima 2019

As√≠ fue como arm√≥ un calendario lleno de c√≠rculos rojos, entre obligaciones de estudio y entrenamientos. D√≠as, meses, a√Īos ensayando con movimientos de cisne de lunes a s√°bados. Cuesti√≥n de levantarse a las 7, salir de su casa a las 8 y traspasar las puertas de la Ciudad Deportiva Don Bosco a las 9, ya m√°s ac√° en el tiempo. Seg√ļn la exigencia, las pr√°cticas pod√≠an extenderse hasta las 15 o 17, dependiendo del d√≠a. Ya en tiempos de facultad, los lunes, martes y viernes estuvo cursando de 18 a 22 para la carrera de Licenciatura en Log√≠stica en UNTREF, la Universidad Nacional de Tres de Febrero. Pero atenci√≥n: antes de una competencia importante, como si no resultara suficiente, siempre aument√≥ la cantidad de horas de entrenamiento y agreg√≥ los domingos, la jornada en la que supuestamente deb√≠a desenchufarse.

¬ŅCu√°l es su secreto para ordenarse? Busca y rebusca para alcanzar una comuni√≥n entre la carga horaria del entrenamiento y el estudio. Es una vida cronometrada, una maquinaria de relojer√≠a que no deber√≠a fallar para poder rendir al m√°ximo en todas las √°reas. Lo m√°s dif√≠cil es cuando viaja al exterior, porque muchas veces la duraci√≥n de las giras de competencias deja en el camino la rendici√≥n de parciales y obliga a que sintonice nuevamente la frecuencia de la facultad, pero nada que le resulte imposible. Y en medio de esa agenda, algunas cl√≠nicas que brinda para el perfeccionamiento en el patinaje.

Tal como ella lo siente, representar al pa√≠s es un honor y a la vez una gran responsabilidad que le devuelve orgullo. Impregnada en el delicado personaje que encarna, siente que al patinar defiende el entusiasmo y el esfuerzo de todas las nenas argentinas que reci√©n empiezan a patinar, a sus compa√Īeros, e incluso se imagina embajadora de quienes no tienen ni idea de que existe este deporte. “Represent√°s a todos”, jura, con el impulso del apoyo de mucha gente para dejar la bandera argentina lo m√°s alto posible.

La rutina completa de Giselle Soler

04:54

Antes de esta participaci√≥n en Lima, hubo dos logros que fueron los que m√°s disfrut√≥: los Panamericanos de Toronto 2015, que signific√≥ el primer oro para la delegaci√≥n argentina en el certamen, y cuando se consagr√≥ campeona mundial por primera vez. “Trabajar tanto para algo y lograrlo es la mejor recompensa”, argumenta. All√≠ en Canad√° le pusieron dos veces tarde la m√ļsica que deb√≠a interpretar. Luego del primer error en los controles, hizo el reclamo y le permitieron reiniciar la rutina. Pero tras el segundo gaffe de la organizaci√≥n, no le qued√≥ otra que empezar a patinar en busca de ese oro que persegu√≠a como gran candidata. Al final, gan√≥ la primera medalla dorada para Argentina en aquellos Panamericanos.

En su iPod suena m√ļsica electr√≥nica. Dice que cuando se enoja se pone tan chinchuda como si fuera aquella nena de tres a√Īos. Su √≠dola dentro del pat√≠n es la italiana Tanja Romano, que fue m√ļltiple campeona mundial y, seg√ļn ella, no hubo otra igual. En pareja con el patinador argentino en l√≠nea Ken Kuwada, se engancha con Facebook e Instagram para subir fotos y videos. Cuando conoci√≥ Dubai se enamor√≥ de su arquitectura, sobre todo porque le parece que lo que era desierto se convirti√≥ en una mole de edificaciones de √ļltima tecnolog√≠a.

Su deportista favorito es Lionel Messi; admira su carrera y c√≥mo la pele√≥ desde chico. En el poco tiempo que le queda libre estudia italiano, mira televisi√≥n, hurga por las redes sociales y patina. tambi√©n sobre hielo. Como compa√Ī√≠a son infaltables su hermana Elizabeth y su gata, “Perlita”. Se desvive por los spaguettis con salsa de champi√Ī√≥n y se atemoriza con las ara√Īas. Reniega de sus “dientes grandes” y detesta a la gente cargosa. Siente que su lugar en el mundo es Estados Unidos por la diversi√≥n que le devuelve y conserva el sue√Īo eterno de que el pat√≠n art√≠stico se convierta en ol√≠mpico, adem√°s de poder competir en los Juegos.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!