Juegos Panamericanos. Eugenia de Armas: el placer de volar en el agua y ganar la medalla de oro

Eugenia De Armas entró la tercera medalla este lunes, el el día más prolífico para Argentina Crédito: Prensa Lima 2019

LIMA.- El placer de volar sobre el agua, de estar suspendida sobre una tabla y hacer giros en el aire como un alma libre. Es la sensación de libertad que Eugenia De Armas siente de manera habitual toda vez que cultiva la actividad que la apasiona: el wakeboard. Pero si aquello trae como añadido una medalla dorada, como ocurrió este lunes en los Juegos Panamericanos, el placer es doble.

Hubo solo apenas un momento de incertidumbre para Eugenia en la Laguna Bujama, el escenario elegido. Fue cuando todavía no se sabía si había obtenido el oro y la plata. Después del suspenso, quedó confirmado el mejor metal para ella y enseguida vinieron los abrazos y las felicitaciones de su entrenador y colaboradores, todos amantes del esquí acuático. Su corazón parecía estallar; imágenes que se le vinieron a la mente después de tantas horas dialogando con la tabla y aferrada al manillar de la lancha.

En el día más prolífico para la misión argentina en Lima, después de los oros que había logrado el canotaje en el K1 1000 y el K2 1000, llegó este triunfo para De Armas, que levantó la cosecha hasta el séptimo oro para la Argentina en seis días de competencia. Un ritmo de conquistas muy interesante y que amenaza con romper fácil la barrera de los 15 oros de Toronto 2015.

Pero todavía falta mucho para el recuento. La realidad es que De Armas, de 20 años, ya se convirtió en la primera campeona panamericana de wakeboard de la historia. Fue después de los 82,67 puntos que recogió en la final, suficientes para vencer a la estadounidense Mary Howell (79.78 puntos y medalla de plata) y a la brasileña Mariana Ribeiro (62.22 puntos y medalla de bronce). Más atrás quedaron la canadiense Erika Langman (61.78 puntos), la mexicana Lorena Vergara Jasso (61.11 puntos) y la paraguaya Ana Cristina Sisul (29.00 puntos).

“Estoy demasiado feliz, es lo que venía entrenando hace mucho tiempo”, dijo Eugenia de Armas al llevarse el oro Crédito: Prensa Lima 2019

Antes de quebrarse por la emoción de la comunicación telefónica con su hermana Victoria, la argentina explicó sus sensaciones: “Estoy demasiado feliz, es lo que venía entrenando hace mucho tiempo, por suerte hice lo que tenía que hacer y quedé donde quería estar”. Luego, la mayor de las De Armas se deshizo en elogios: “Tiene 20 años y está entre las 10 mejores del mundo, no le falta nada… solo experiencia, es la única desventaja que tiene. Va a ser la uno, indiscutible.

Así, hasta el momento, la delegación argentina acumula siete títulos panamericanos desde el comienzo de la competencia en Lima 2019: tres en canotaje y uno en patín artístico, taekwondo, rugby 7 y esquí acuático.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!