Jorge Rodríguez avisa de que será candidato «sí o sí» mientras el PSOE quiere esperar a conocer el sumario

Pocas horas después de que se conociera que Ferraz frenaba la candidatura de Jorge Rodríguez para tratar de revalidar la alcaldía de su municipio, Ontinyent, el expresidente de la Diputación de Valencia cargaba contra la decisión. «Se equivoca quien piensa que desde Madrid se decide el futuro de los pueblos», ha señalado este miércoles a los periodistas, a la vez que ha asegurado que se presentará «sí o sí».

El enfrentamiento surgía al final de la tarde de ayer, cuando finalizaba el plazo para que las normas internas del PSPV-PSOE le dieran luz verde si no encontraba impedimentos: que la mitad de la militancia o de la ejecutiva local pidiera la celebración de primarias para que pudiera batirse con un rival. Nadie lo solicitó, tal como se esperaba y como confirmaron desde el partido, el cual había decidido no poner ningún obstáculo pese a su situación judicial. Sin embargo, Ferraz envió una carta a la dirección autonómica, la provincial de Valencia, la comarcal de la Vall d’Albaida y la local de Ontinyent para indicarles que Rodríguez no podrá ser candidato. En la misiva, se especificaba que los militantes que son suspendidos cautelarmente de militancia, como es su caso, no pueden participar en los procesos de primarias.

Rodríguez fue detenido el pasado junio, junto con otros cargos de la diputación, en el marco de la llamada Operación Alquería. Una investigación policial y judicial por la gestión de varias contrataciones de alta dirección en la empresa pública Divalterra. La causa, que todavía permanece secreta, fue abierta por los presuntos delitos de prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos, si bien en su vertiente de administración desleal.

Tras el arresto, pasó a disposición judicial y quedó en libertad con cargos sin medidas cautelares. Pocos días más tarde presentó su dimisión como presidente de la corporación provincial, pero se aferró a su acta en Ontinyent, un municipio de más de 35.000 habitantes donde mantiene un gran apoyo de las bases y de los cargos locales del partido.

Jorge Rodríguez, este miércoles durante un acto
Jorge Rodríguez, este miércoles durante un acto – EFE

Fuentes de la formación han remarcado durante estos últimos días que, aunque Rodríguez fue suspendido de militancia, no está expulsado, por lo que según los estatutos podía presentarse bajo las siglas del PSPV. Pero desde la ejecutiva nacional se reservaban el derecho a decidir en última instancia, evidenciando que no estaban del todo de acuerdo con la gestión de los socialistas valencianos con este asunto y, finalmente, optaron por intervenir.

Tras una primera reacción del afectado recriminando al partido que no respeta «ni la presunción de inocencia ni sus propias normas», el líder del PSPV, Ximo Puig, se ha posicionado de su lado señalando que no sabe «si es el momento procesal oportuno para tomar esa decisión», porque cree que no es «irreversible»: «La respeto, aunque no la comparto». Pese a la desautorización que supone la medida de Ferraz, ha indicado que sabe «qué limitaciones tiene cada uno en esta cuestión» y que la decisión la ha tomado el órgano que corresponde.

A continuación, ha hablado la secretaria general del partido en la provincia de Valencia, Mercedes Caballero (persona cercana al número dos, José Luis ábalos), para manifestar que trabajan «por un proyecto» que «no entiende de personalismos», por lo que la formación presentará candidaturas en todos los municipios de la provincia. En este sentido, ha remarcado que «esperaban» la decisión de Ferraz porque la situación de Rodríguez«no ha cambiado» y no cumple con los requisitos.

Fórmulas alternativas

Fuentes del partido apelan a la apertura del sumario -que podría producirse las próximas semanas- como factor clave para decidir en función de la gravedad de los hechos y para descubrir si la operación policial fue desmesurada. Todo ello según su criterio propio. A partir de ahí, se podría plantear un levantamiento de la suspensión de militancia o mantenerla y evitar que se pueda presentar bajo las siglas del PSPV.

Rodríguez tendría entonces dos fórmulas: optar como independiente -para lo cual tendría que cursar la baja del partido con el problema de que su lista debería ser aprobada (o seguramente no) por la provincial que dirige Caballero- o a través de una agrupación de electores. Esta última es la opción que se ve más plausible. Pese a ello, todo resulta un problema para el PSPV porque en cualquier caso le supone pérdida de votos. Si los apoyos se dividen entre el alcalde de Ontinyent y el candidato que, por su cuenta, presenten los socialistas en el municipio, se juegan perder un diputado provincial de ese partido judicial (la Vall d’Albaida) que podría acabar yendo al PP con el riesgo de dejar de controlar la Diputación de Valencia.

Aun así, algunos dudan de un arrastre de votos tan significativo como proclaman los suyos. «Habrá qué ver realmente qué número de votos aporta él y si son tantos como dice. O cuántos le apoyan de verdad. ¿Todos los alcaldes que están de su lado y quieren repetir van a ser capaces de presentarse sin el amparo de las siglas del partido?», se preguntan.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!