Jorge Lanata quiso importar un encendedor y estalló de bronca por las trabas burocráticas

El periodista contó su mala experiencia en su programa de radio

“Les voy a contar un cuentito”, dijo el periodista Jorge Lanata hoy durante su programa de radio en Mitre. Se sent√≠a un “boludo”, y decidi√≥ explicar a sus oyentes por qu√©.

“Se me ocurre, por error y porque soy un idiota, comprar por internet un encendedor. El tr√°mite era normal, hasta que en un momento me dicen que necesito un importador”, relat√≥ el periodista.

“Me pareci√≥ raro. Y digo bueno, que venga el despachante de aduana. Se lo mando al despachante, que son unos amigos con los que a veces compro cuadros afuera”, dijo.

“Pero escuchen esto porque es incre√≠ble: me llega una carta en la que me dicen que tengo que hacer un tr√°mite en la Secretar√≠a de Industria, donde tengo que declarar que el encendedor es para uso personal. Se ve que corr√≠a riesgo de cerrar la f√°brica de encendedores”, agreg√≥ con iron√≠a.

“Jorge, ten√©s que entender que hay encendedores de uso personal y para uso industrial”, acot√≥ Marcelo Longobardi, con quien Lanata hace el pase de su programa.

“¬ŅPero qui√©n carajo es el secretario de Industria? Nadie sabe qui√©n es y me pide el formulario. Entonces un d√≠a yo cont√© parte de esto al aire y, por supuesto, se arm√≥ terrible quilombo. Nos llamaron de todas las l√≠neas de industria y les explicamos cu√°l era el problema. Mientras, mi encendedor segu√≠a ah√≠, en la Aduana”, contest√≥ Lanata.

“Querido Grasso [por Fernando Grasso, secretario de Industria], ac√° te saluda Lanata. Vos me pediste que haga un tr√°mite para ver si el encendedor lo iba a usar yo u otro. Grasso, ¬Ņqu√© tenes en la cabeza? Se supone que un encendedor del a√Īo 20′ no lo va a usar toda la Argentina, lo voy a usar yo”, agreg√≥.

“Hoy me llega la boleta de lo que tengo que pagar. Escuch√° la boleta. Supongamos que el encendedor vale 100 pesos. La boleta que me llega dice que tengo que pagar $97 de impuestos”.

“¬ŅQu√© me cobran? Tasa estad√≠stica, derecho de importaci√≥n, que est√° bien. Adem√°s el IVA, Ganancias, y una que es ‘impuestos internos’ que no aclaran qu√© carajo ser√° y que es como 40% de los 97 pesos de impuestos. Eso, m√°s los 500 mangos que me cobran mis amigos despachantes, que para eso est√°n. ¬ŅC√≥mo puede ser que el Estado argentino por una cosa de $100, cobre $97 de impuestos?2, dijo Lanata, indignado.

“Jorge, ¬Ņpero que quer√©s aconsejar al pueblo argentino?”, le preguntaron al periodista sus compa√Īeros de radio.

Y Lanata contest√≥: “Que contrabandeen. Le pido a la gente que a partir de ahora traigan las cosas de contrabando y listo. Tengo un amigo que trae cosas de contrabando, no voy a dar el nombre, un importador informal. Le voy a pedir a mi amigo, que trae un elefante por la Aduana y nadie le dice nada. Le he pedido varios elefantes que tengo en una quinta en la provincia de Buenos Aires. Entonces le voy a pedir a mi amigo que viene de todos los meses de Nueva York que me traiga 64 encendedores. Se los voy a mandar al secretario de Industria a la casa, que no me acuerdo como se llama. Ah si, ¬°Grasso! Grasso: espere, que le van a llegar 63 encendedores por correo”.

“Son todos unos hijos de puta”, concluy√≥ Lanata. “Yo el encendedor lo voy a devolver y perder√© la guita que pagu√© por √©l. No hay posibilidad que yo le garpe a esta manga de in√ļtiles 97 mangos sobre 100, porque es un choreo”.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!