Johnson, favorito en los sondeos pese a sus derrotas parlamentarias

脥帽igo Gurruchaga

Los conservadores brit谩nicos se re煤nen esta semana en M谩nchester en un ambiente de optimismo sobre el futuro, gracias a la gu铆a de su nuevo l铆der. Sus gestas son abundantes. Boris Johson perdi贸 en su primera votaci贸n en los Comunes el control de la ejecuci贸n del Brexit y el Parlamento le dictar谩 los pasos que debe seguir. El Parlamento aprob贸 con facilidad la ley porque Johnson hab铆a expulsado del grupo conservador a 21 diputados rebeldes, volando la exigua mayor铆a del Gobierno.

Su hermano, Jo, dej贸 el Gabinete y la pol铆tica. Se perdi贸 el espect谩culo en directo de a continuaci贸n: seis sucesivas derrotas parlamentarias, un r茅cord para un Gobierno en sus primeros pasos. Johnson cerr贸 temporalmente el Parlamento para evitarse el trastorno, y el Tribunal Supremo declar贸 ilegal la suspensi贸n por unanimidad. Con el Parlamento reunido de nuevo, acumula de nuevo trastornos y derrotas.

En la sesi贸n de reapertura, el abogado general del Gobierno, sir Geoffrey Cox, hombre con hechuras de personaje de dibujos animados y signatario del informe que su departamento present贸 a Johnson para confirmar err贸neamente la legalidad de la suspensi贸n, se帽al贸 a los bancos de la oposici贸n y les dijo que no ten铆an 芦el derecho moral de sentarse en sus esca帽os禄.

A quienes protestaban despu茅s en los esca帽os laboristas, recordando que el lenguaje belicoso ya se ha cobrado la vida de la diputada Jo Cox, asesinada d铆as antes del refer茅ndum de 2016, Johnson les insisti贸 en su derecho a llamar 芦ley de rendici贸n禄 a la ley que le obliga a dar pasos concretos para evitar la marcha sin acuerdo y que la mejor manera de honrar a Cox es culminar el Brexit, al que ella se opuso.

Al enemigo, la Uni贸n Europea, en esa batalla de victorias y rendiciones, Johnson le envi贸 ayer un mensaje paternalista y carente de perspectivas de c贸mo es 茅l percibido por otros. Cuando a煤n no ha presentado nada que parezca un plan para llegar a un nuevo acuerdo de retirada y muchos dudan de que realmente exista, Johnson dijo a la BBC que la negociaci贸n tendr谩 茅xito 芦dependiendo del sentido com煤n de nuestros socios de la UE禄.

Desv铆o de fondos p煤blicos

En fin, que Johnson llega a la Conferencia anual de su partido con esa estela de turbulencias que ha dejado a su paso en poco m谩s de dos meses y la estrellita chispeante del posible descubrimiento de una nueva amante, una extra帽a modelo y empresaria estadounidense de lo cibern茅tico, que el entonces alcalde de Londres insisti贸 en incluir como su compa帽era de viaje en ex贸ticas misiones comerciales.

Como la empresaria recibi贸 fondos p煤blicos, se investiga la posible conducta delictiva de Johnson desde el Ayuntamiento laborista de la capital. El l铆der sabe que miembros del Partido Conservador tambi茅n habr铆an pasado encantados a la Policia informaci贸n para comprometerle. Pero est谩n siendo acallados o purgados. 驴Qu茅 Partido conservador sigue a Johnson tras provocar con sus divisiones tras descalabro? Esa es una cuesti贸n para esta semana.

Las conferencias son un espect谩culo de discursos y v铆tores que la BBC emite como forma anual de publicidad de los partidos. La puesta en escena es cuidada pero hay accidentes. El de Theresa May 鈥搇as letras del tel贸n de fondo cayendo una tras otra mientras hablaba鈥, o el del laborista Neil Kinnock en los ochenta. Como nuevo l铆der paseaba ante las c谩maras con su mujer por la playa de guijarros y se cay贸 intentado evitar que le pillara una ola.

Johnson ha emprendido en sus dos meses de mandato una estrategia de alto riesgo de salir de la UE con el esp铆ritu de jug谩rsela 芦a vida o muerte禄 y con objetivo de ganar unas elecciones que, seg煤n el exprimer ministro John Major, quiere convocar en noviembre porque en primavera los efectos de un Brexit abrupto pueden haberle desacreditado. El 煤ltimo sondeo le da 12 puntos de ventaja sobre los laboristas y 13 sobre los liberal-dem贸cratas.

De lo dem谩s no se sabe nada. No se sabe si tiene plan para negociar con la UE o si cerrar谩 pronto el Parlamento de nuevo. No se sabe si, en la eventualidad de un Consejo Europeo sin acuerdo, cumplir谩 la ley y pedir谩 una extensi贸n. No se sabe si dimitir谩. Nadie sabe nada y en realidad no pasa nada sustancial, pero no se puede descartar con estos precedentes que tambi茅n en M谩nchester ocurra algo extraordinario.

Lee m谩s: abc.es


Comparte con sus amigos!