Joel Álvarez se estrena con derrota en UFC

El horario del evento de UFC en Praga invitaba a estar conectado a un dispositivo electrónico donde ver el esperado debut de Joel Álvarez, alejado de las horas intespetivas de la madrugada en las que se emiten en directo las veladas cuando tienen lugar en tierras estadounidenses. Las expectativas puestas en el joven luchador asturiano eran muy altas y no pudo cumplirlas porque al otro lado de la jaula tuvo a un fuera de serie nacido en Rusia y que representa a Kazajistán.

Llegar hasta la UFC con solo 25 años ya era un hito histórico, a pero enfrente estaba el excampeón de M-1, Damir Ismagulov, quien se encargó se aguar el estreno del gijonés en la compañía estadounidense al ganar por decisión unánime (30-27, 30-27 y 30-27). El peleador kazajo dominó con el golpeo de pie, difuminando cualquier atisbo de reacción que pudiera llegar del lado de Joel Álvarez.

No son pocas las voces que dicen que Ismagulov pronto estará en el top 10 de la división del peso ligero y el kazajo trató de demostrarlo. El debut de Joel Álvarez, meritorio por aceptar la pelea a tan solo un mes vista, se vio eclipsado por las potentes bombas que lanzaba Ismagulov, quien quiso hacerse dueño de la jaula.

En el primer asalto, Damir Ismagulov salió a dominar con su golpeo de manos, consciente del nivel de su rival en la sumisión, tratando de hacer suyo el centro del octógono y metiendo presión al asturiano, que respondía con alguna combinación de manos terminadas con una patada baja. No se amilanó. Pero en ciertas ocasiones parecía que sus ideas se bloqueaban. No fue el de siempre, comprensible por los factores externos que rodean a esta compañía.

En el segundo asalto, Ismagulov se creció y con su precisión característica colaba tremendos contragolpes, especialmente con su mano derecha, que anulaban cualquier movimiento en el que estuviese pensando Joel Álvarez. Ni la rodilla, arma letal del asturiano, tuvo su oportundid de incrustación. Eso sí, el asturiano aguantaba las embestidas en mitad de la jaula, demostrando buena fortaleza de quijada. Otro round para el kazajo.

Llegado el último capítulo, al peleador español solo le quedaba arriesgar. Pero Ismagulov no cesó en su presión en el «striking», con un «jab» potente con el que mantenía la distancia. Joel Álvarez trató de meter una marcha más aquí, pero ya era tarde para darle la vuelta a un combate que el kazajo planteó perfectamente, dejando claro que es uno de los peleadores a tener en cuenta en esta divisón tan competida. Con todo, esto solo es el principio, pues el asturiano tiene un contrato de cuatro peleas y, con más tiempo de preparación para la próxima batalla, se espera que llegue el deseado triunfo.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!