Inducir una isquemia en un brazo para minimizar los da√Īos de un infarto de miocardio

Cient√≠ficos del Hospital Vall d‚ÄôHebron de Barcelona investigan la eficacia de un m√©todo, experimentado c0n √©xito en animales, que consiste en inducir isquemia de forma artificial en alguna de las extremidades del cuerpo para reducir as√≠ el da√Īo card√≠aco.

La estrategia de inducir isquemia de forma controlada para ¬ępreparar a las c√©lulas del coraz√≥n¬Ľ ante los da√Īos inminentes de un infarto de miocardio hab√≠a ofrecido buenos resultados en estudios experimentales realizados con cerdos y en alg√ļn estudio cl√≠nico preliminar cuyos resultados, seg√ļn apuntan fuentes de la investigaci√≥n del Vall d’Hebron, ¬ęno han demostrado ser concluyentes¬Ľ. Sin embargo, el m√©todo no se hab√≠a probado de forma determinante en humanos.

Ahora, un equipo de profesionales de Vall d‚ÄôHebron liderados por el recientemente fallecido doctor David Garc√≠a-Dorado, lo han experimentado en una muestra de 300 personas. Los resultados han demostrado, no obstante, que el √©xito obtenido en modelos animales no se reproduce en humanos. Pese a ello, los autores del estudio no aparcan la estrategia y van a seguir experiment√°ndola, seg√ļn avanzan a ABC, ¬ęen algunos subgrupos de pacientes¬Ľ.

Dirigirla a un subgrupo de pacientes

¬ęLos resultados no han confirmado a nivel global la eficacia del procedimiento. Sin embargo, queremos ver si cambiando las pautas o dirigiendo la estrategia a un perfil determinado de pacientes √©sta resulta v√°lida¬Ľ, explica en declaraciones a ABC el doctor Ignacio Ferreira, jefe en funciones del Servicio de Cardiolog√≠a del Hospital Vall d’Hebron.

Este estudio multicéntrico, que arroja luz sobre uno de los debates científicos más relevantes en el campo de la cardiología, ha sido seleccionado como uno de los más importantes en el Congreso Europeo de Cardiología (ESC Congress 2019), que se celebra desde hoy hasta el próximo 4 de septiembre en París (Francia).

Un infarto de miocardio o ataque al coraz√≥n se produce por una obstrucci√≥n de una arteria coronaria que causa un riego sangu√≠neo insuficiente. Debido a esta obstrucci√≥n, las c√©lulas card√≠acas de la zona afectada mueren. Ante un infarto de miocardio, el objetivo de los profesionales sanitarios es reducir el da√Īo card√≠aco o tama√Īo del infarto, es decir, reducir el n√ļmero de c√©lulas card√≠acas necrosadas. Actualmente la principal herramienta para lograr este objetivo es la angioplastia, que consiste en la colocaci√≥n en la arteria afectada de un stent (un muelle) para abrir la arteria y facilitar el riego sangu√≠neo.

C√©lulas card√≠acas ¬ęd√©biles y vulnerables¬Ľ

¬ęEl problema de esta intervenci√≥n es que se lleva a cabo cuando ya se ha producido bastante o mucho da√Īo en el coraz√≥n, y la propia apertura de la arteria con la restauraci√≥n del flujo sangu√≠neo puede causar un da√Īo adicional al encontrarse las c√©lulas cardiacas de la zona del infarto d√©biles y vulnerables¬Ľ, explica Ferreira.

Uno de los grandes retos en este campo es intervenir lo antes posible al inicio de un infarto de miocardio. En este sentido, una hip√≥tesis que ha despertado un importante debate en la comunidad cient√≠fica es si causar isquemia de forma artificial en el inicio de un infarto, antes de la apertura de la arteria con el stent, podr√≠a reducir el tama√Īo del infarto y mejorar el pron√≥stico del paciente. ¬ęEn estudios experimentales se ha visto que provocar isquemias artificiales, es decir, obstruir la circulaci√≥n sangu√≠nea en determinadas zonas del organismo con un manguito similar al de los aparatos para medir la tensi√≥n arterial, normalmente comprimiendo una extremidad, prepara al coraz√≥n para el da√Īo que va a producir el infarto. Y alg√ļn estudio preliminar en humanos hab√≠a sido prometedor¬Ľ, se√Īala el cardi√≥logo. ¬ęEs una forma de entrenar a las c√©lulas del coraz√≥n para lo que se les avecina¬Ľ, a√Īade el experto.

Generan un entorno bioquímico

¬ęEstas isquemias artificiales generan un entorno bioqu√≠mico en las c√©lulas card√≠acas que permite que el coraz√≥n infartado se adapte mucho mejor a la reducci√≥n del riego sangu√≠neo y al potencial da√Īo que se produce tras la apertura de la arteria con el stent. La clave, en estas investigaciones, era inducir la isquemia justo al inicio del infarto y antes de la apertura de la arteria coronaria con el stent¬Ľ, apunta Ferreira, que tambi√©n es Investigador Principal del Grupo de Enfermedades Cardiovasculares del Vall d‚ÄôHebron Institut de Recerca (VHIR).

De este modo, en estudios experimentales y en alg√ļn estudio cl√≠nico preliminar parec√≠a demostrarse la hip√≥tesis de que provocar isquemias artificiales en los primeros momentos de un infarto reduce el riesgo de da√Īo en el coraz√≥n. Pero faltaba una investigaci√≥n en seres humanos adecuadamente dise√Īada para probar o desmentir esta hip√≥tesis. Ahora, tras experimentar el m√©todo en una muestra de 300 pacientes con infarto agudo de miocardio se ha rechazado la hip√≥tesis, ampliamente debatida en los √ļltimos a√Īos, de si causar isquemia artificialmente mejora el pron√≥stico en un infarto de miocardio. ¬ęPese a las conclusiones, no descartamos que la estrategia funcione con otras pautas y en pacientes determinados. Por eso, seguiremos investigando¬Ľ, precisa a ABC el responsable en funciones del Servicio de Cardiolog√≠a del Hospital Vall d’Hebron.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!