Impulso al empleo público:5.686 plazas, la mayor OPE desde 2008

Nuevo aldabonazo a la plantilla de los servicios públicos gallegos. La Xunta prevé convocar para el próximo año una oferta de empleo público (OPE) de 5.683 plazas, a distribuir entre el sistema sanitario, la educación y los puestos de la administración general. Será la propuesta más amplia y más «ambiciosa» de la última década, como reseñó ayer Alberto Núñez Feijóo, no solo por el número de vacantes a cubrir, sino por el reto de convertir a Galicia en la autonomía con un funcionariado más estable. Para 2019, se espera que la tasa de temporalidad no supere el 7% Dde media.

El Consello celebrado ayer no hizo más que confirmar algunas de las previsiones que se habían venido perfilando en las última semanas. A la ya conocida oferta para el sistema educativo –2.050 plazas—, se sumó la anunciada el pasado miércoles por Feijóo para el Sergas, con 1.461 plazas. Por eso es que la reunión del Gobierno incorporó como novedad la cifra de puestos libres para sus servicios. Serán 2.175 plazas.

A la espera de que las sucesivas reuniones entre la Xunta y los sindicatos vayan puliendo los detalles, Feijóo se congratuló de que, a estas alturas de la legislatura, ya se hayan convocado la mitad de las 15.000 nuevas plazas comprometidas con las organizaciones hasta el 2020. Desde que el PP accedió al poder autonómico en 2009, se han ofertado un total de 19.363 puestos de trabajo dentro de la función pública. «Somos capaces de hacer todo esto por la buena salud de la economía gallega, y sobre todo, por la solvencia de las cuentas», destacó. El premio por cumplir la regla de gasto y los límites de deuda y déficit se traduce en que Galicia podrá agotar, un año más, el tope de la tasa de reposición, establecido en el 108%.

Sanidad

Las 1.461 plazas previstas para el Sergas se destinarán a rellenar vacíos en medicina familiar, la atención especializada o la pediatría, protagonista del debate político en los últimos meses, sobre todo desde que la Xunta retiró de la ley de acompañamiento la propuesta de crear el pediatra «de área», llamada a suplir la carencia de facultativos.

De momento se desconoce cuánto personal se quedará cada área , pero sí se sabe que habrá 512 plazas para personal licenciado, 659 para diplomados y poseedores de un título de FP, y 229 para puestos de gestión, administrativos y hostelería. Por otro lado, 98 se reservarán para personas con discapacidad, mientras que la mitad se configurarán para promoción interna y se lanzarán 61 vacantes para puestos de la escala de salud pública, como inspectores médicos o farmacéuticos.

La estabilidad sufrirá otro espaldarazo. Si la meta en la administración autonómica es que la temporalidad no rebase el 7%, el limbo para el Sergas será del 5%, tres puntos por debajo de la media en el Sistema Nacional de Salud (SNS). Desde 2009, se han incorporado a la sanidad pública 7.594 personas, en un momento en el que se pone en duda más que nunca la calidad del empleo –especialmente la durabilidad— en los centros sanitarios de la Comunidad.

Administración general

Era la X a despejar. Pero desvelada la disposición del Ejecutivo autonómico a suplir 2.175 huecos en sus oficinas –el triple que el del pasado—, solo faltaban por conocer que 1.448 se etiquetarán como plazas de acceso libre, de las cuales se destinarán a promoción interna 150 y 577 para que el personal fijo que hasta ahora trabajaba en la Xunta pueda acceder a una plaza en propiedad. «Es innovador», terció Feijóo, «será el primer proceso global que vamos a hacer en la historia de la administración pública», en virtud también del pacto firmado con Comisiones Obreras, UGT y CSIF.

Según el presidente de la Xunta, los nuevos funcionarios se dedicarán a reforzar el plantel de los servicios sociales, la lucha contra el fraude fiscal o a engrosar los servicios jurídicos de la autonomía. Del total de plazas, las personas con discapacidad podrán a optar a un 9%, dos puntos por encima de lo que marca la actual legislación.

Educación

Es la pata del sistema del bienestar que está sometida a unos calendarios más rígidos, habida cuenta de que el curso académico comienza en septiembre y urge encontrar acomodo a los 2.050 docentes que se incorporarán a las aulas gallegas. Como ya era conocido, entrarán 705 maestros, 1.050 profesores de educación secundaria, 160 para los ciclos de FP, 105 como catedráticos de música o bellas artes y 30 especializados para las escuelas de idiomas.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!