Impiden volar a Estados Unidos al autor de una obra sobre «Nagasaki»

Tenía previsto viajar el pasado 11 de septiembre para representar en Estados Unidos una obra teatral sobre «Nagasaki» pero la aerolínea le impidió viajar después de un comentario irónico sobre una supuesta bomba en su equipaje. Diez días después, el actor y director alicantino afincado en la capital catalana Orland Verdú (Petrer, 1982) debía representar en el Foundry Theatre de Antioch College en Yellow Springs, Ohio, la primera función de una obra basada en la bomba atómica que Estados Unidos lanzó el 9 de agosto de 1945 sobre la población japonés. Era la primera de las cuatro actuaciones previstas en el país norteamericano pero un exceso de celo de la compañía aérea y las trabas burocráticas dieron al traste con los planes de Verdú.

La tarde del 11 de septiembre acudió al Aeropuerto de Barcelona con la intención de volar a Nueva York. Lo marearon de mostrador en mostrador recordándole el deber de tener billete de vuelta para poder viajar a Estados Unidos y hubo de comprarlo en la misma terminal. También le pusieron problemas con el equipaje y tuvo que pagar a parte la facturación. Sufrió, según explica a ABC el propio artista, un «trato inadecuado» por parte de la compañía. Eso provocó que en el momento de la facturación preguntase a los supervisores: «¿Dónde pongo la bomba?». Un comentario irónico, que Verdú reconoce como «desafortunado», y que acabó dejándole en tierra.

«Usted no puede viajar hoy»

El supervisor de la compañía entendió que el actor podría llevar una bomba y alertó a la seguridad. Los agentes registraron su equipaje y comprobaron que entre el «atrezzo» que Verdú portaba para sus actuaciones había un foco y una gran falda que simbolizaban la bomba atómica. Por su puesto, nada sospechoso que le delatase como un peligroso terrorista. Pese a ello, y tras una discusión, le espetaron: «Usted no puede viajar hoy».

Ni ese día, ni al otro, ni la siguiente semana. La decisión de la compañía le impidió viajar a Estados Unidos también en los días posteriores, pues tras el incidente se le negó el visado electrónico. Perdió el dinero gastado en los billetes de ida y vuelta a Nueva York y el del vuelo de enlace con el que llegar a Dayton (Ohio). Hubo de viajar a Madrid para tratar de arreglar cuanto antes los problemas burocráticos después de que en su expediente constase que declaró llevar «una bomba en la maleta». La embajada norteamericana le reclama un exhaustivo historial de sus últimos 15 años para poder tramitar su visado. A ello hay que sumar el gasto en abogados. Los tiempos burocráticos le ha obligado a cancelar las representaciones. «El comentario fue desafortunado, pero de ahí a la que se ha montado….», lamentaba Verdú.

Obra multidisciplinar

La obra, cuyo título completo es «Nagasaki-Wilderness Mute» está basada en el relato de sus supervivientes (Taniguchi Sumiteru y Kyoko Hayashi) y de sus protagonistas (el científico Oppernheimer). Es una pieza multidisciplinar que incluye música en directo, videoproyección y danza butoh. La idea original parte de una composición musical de Keiko Fujie y su puesta en escena ha sido desarrollada por ella y el propio Verdú, bailarín y dramaturgo del Oracles Theatre de Barcelona, sala que él mismo dirige y gestiona. Las representaciones que tenían previsto en Estados Unidos –todas ellas de carácter benéfico– sí podrán verse desde hoy hasta el próximo 6 de octubre en el Oracles Theatre, que celebra un año desde su puesta en marcha. Ha sido la forma que Orland Verdú ha encontrado para reivindicar su obra después de un triste episodio aeroportuario que lo dejó en tierra con su equipaje, su «atrezzo» para las funciones, su arte y su ilusión.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!