Iglesias advierte que no apoyará la reforma para suprimir aforamientos si no incluye a la Monarquía

El buen momento que atraviesan las relaciones entre el Gobierno y Unidos Podemos, marcado por las negociaciones sobre los Presupuestos Generales del Estado y los acuerdos a los que han llegado, tiene un gran «pero»: la cuestión de la Monarquía. La división que genera este asunto entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias es tal que podría poner en peligro la reforma que quiere sacar adelante el Ejecutivo para eliminar los aforamientos de los cargos políticos.

Aunque en un primer momento desde Podemos se recibió con agrado el anuncio de Sánchez, su secretario general ha avanzado este jueves en el Congreso de los Diputados que si la reforma no incluye también la supresión del aforamiento del Rey, su partido no apoyaría el cambio constitucional que el presidente anunció el pasado lunes. «Desde luego no vamos a apoyar una medida que deje fuera del control democrático a la Monarquía. Es impresentable decir que tienen que acabar los aforamientos y excluir de esos aforamientos al jefe del Estado para actos no refrendados por ministros», aseguró Pablo Iglesias.

Tras el anuncio del líder del Ejecutivo, desde el partido se manifestó una primera intención de apoyar la reforma para «acabar con privilegios», aunque se acogió con ciertas reservas. Unidos Podemos planteó que si se abría «el melón constitucional», los cambios deberían ir «más allá» del tema de los aforamientos y se deberían estudiar cuestiones como el blindaje de los derechos sociales, la cuestión territorial o, precisamente, suprimir la inviolabilidad del Rey recogida en la Carta Magna.

Estas reservas finalmente se han convertido en una advertencia clara a Pedro Sánchez que podría poner en peligro su reforma. Aunque el Congreso de los Diputados aprobó el martes, sin ningún voto en contra, una proposición no de ley de Ciudadanos para instar al Congreso a suprimir los aforamientos, los principales socios de Sánchez en la moción de censura (Podemos, ERC, PDECat y PNV) le advirtieron de que el cambio era, cuanto menos, insuficiente, por lo que a la advertencia de Iglesias podrían sumarse otros grupos con sus propias exigencias.

El líder de Podemos ha hecho este anuncio en una rueda de prensa en la Cámara Baja para presentar la solicitud que el grupo confederal le ha enviado a la Mesa para que reconsidere el rechazo a una comisión de investigación sobre el caso Corinna. Allí, Iglesias también le ha comunicado a Sánchez su «disponibilidad para ser socios de gobierno» en cuestiones sociales, «pero no para boicotear» la comisión de investigación. «Un Gobierno que nació de la moción de censura no se puede permitir tapar esto», ha zanjado.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!