Igea desvela que casi 9.000 pacientes no aparecen en la lista de espera quirúrgica

Los datos de las listas de espera no le cuadran a la nueva Consejería de Sanidad. Y es que ha detectado un desfase de casi 9.000 pacientes que no aparecen en la lista de espera quirúrgica y de otros 61.000 que no figuran en la de consultas. Así lo desveló ayer el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, que aseguró que el departamento dirigido por Verónica Casado, consejera designada por Ciudadanos dentro del Gobierno de coalición con el PP, pedirá explicaciones a los gerentes de los hospitales de la Comunidad sobre unas «discordancias sorprendentes» que «no se comprenden estadísticamente».

Así, se refirió en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno a que en lo que se conoce como lista de espera estructural -aquella en la que no figuran los casos en los que los pacientes han rechazado una prueba u operación o éstas se han aplazado por decisión médica- y aseguró que en el caso de las operaciones sólo aparecen reflejados en ese listado -de carácter oficial- 22.146 personas cuando el total a final de junio de este año es en realidad 31.074. Pero hay hospitales en los que las cifras saltan a la vista, detalló. Es el caso de León, donde de los 4.888 pacientes que esperan una intervención, sólo figuran en la lista 2.733 -el 56%- o el de Burgos, con cerca de 2.000 personas que no figuran. A tenor de los datos facilitados por el vicepresidente, la demora media para ser operado en la región sería de 80 días y no de los 67 que aparecen reflejados en las cifras estructurales.

«Difícil de explicar»

Las listas de espera han sido uno de los caballos de batalla de Ciudadanos en la pasada legislatura y aparecen recogidas en el acuerdo de gobierno con el PP. «Tenía más importancia de lo que pedíamos y de lo que sospechábamos», consideró el que también es líder de partido naranja en la Comunidad.

«Lo ideal es que la lista de espera estructural esté en torno al 75 y el 80 por ciento para tener unos estándares de calidad, pero hay centros que tienen el 50 por ciento», consideró Francisco Igea, médico de profesión, quien, además, expresó que existen diferencias de hasta 30 puntos entre los hospitales de la Comunidad. En el caso de la demora en las consultas reveló que la lista estructural la componen 118.414 personas, cuando el total real es de 170.014. En este apartado figura, dijo, que unas 43.000 personas pidieron el aplazamiento voluntario, algo «muy difícil de explicar», según el también consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior. Existen también diferencias notables entre centros. Por ejemplo, en Palencia, según los datos manejados por Igea, «más de la mitad de los pacientes esperan voluntariamente».

Un escenario similar es el de las pruebas diagnósticas. En los TAC sólo aparecen en la lista estructural el 33 por ciento de los más de 7.000 que en realidad esperan. Esto quiere decir que el «73 por ciento ha decidido aplazarlo y es sorprendente», consideró. Si se habla de mamografías son 2.200 pacientes los que no aparecen en la lista de los 2.948 que, según Igea, deberían figurar en total.

«Todo esto indica que algo está ocurriendo con nuestro sistema de registro y tenemos que ver si hay un modelo anticuado o si alguien no hace lo que debe», consideró el vicepresidente, que, antes de sacar conclusiones, apostó por esperar a la reunión que mantendrá el recién aterrizado equipo de Sanidad con los gerentes de los hospitales. «No presuponemos nada de inicio, pero necesitamos mejoras y hay cosas que merecen una explicación», subrayó. Aunque, eso sí, aseguró que de encontrar que se trata de una manipulación, habrá consecuencias. En esa línea ya advirtió que Ciudadanos trabajará para que se considere «falta grave» el hecho de falsear los datos de las listas de espera.

Lo que sí tiene claro Francisco Igea es que hay diferencias que «no se deben al azar» y que existe una «absoluta discordancia entre lo que contamos y lo que los ciudadanos perciben». Por eso, aseguró que las «cosas van a cambiar» con la llegada de Ciudadanos a la Consejería, de forma que publicarán estos datos y serán «accesibles» a la sociedad de cara a conseguir un «gobierno transparente».

808 millones de euros más de gasto

También dentro del ámbito sanitario, el vicepresidente de la Junta desveló que, según las previsiones, al finalizar el año la Consejería habrá gastado 808 millones más de lo presupuestado para 2019 -4.900 millones-. El desfase se debe fundamentalmente a desembolsos relacionados con la carrera profesional y para analizarlo se va a mantener una reunión de coordinación con la Consejería de Hacienda. «Vamos ver cómo se puede hacer frente a esta situación», explicó.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!