Ibercaja ha ganado 76 millones en el primer semestre, el doble que hace un año

Ibercaja ha cerrado el primer semestre de 2019 con un beneficio neto de 75,9 millones de euros, prácticamente el doble que el que obtuvo en los seis primeros meses de 2018, cuando se anotó unas ganancias de 39,3 millones. Supone, por tanto, un incremento del beneficio neto del 93,5%. La fuerte reducción de gastos respecto al primer semestre de 2018 le ha permitido al banco aragonés aumentar sus ganancias pese a que sus ingresos totales se han reducido ligeramente. Además, sigue mejorando sus ratios de solvencia y saneamiento financiero.

El año pasado, las cuentas de Ibercaja se vieron directamente afectadas por el sobrecoste que le supuso el Expediente de Regulación de Empleo. Aquel ERE que aplicó para aligerar su plantilla le costó 55,5 millones de euros en el primer semestre de 2018, un gasto extra que este año no ha existido y que explica el aumento del beneficio neto que ha conseguido Ibercaja pese a haberse anotado unos ingresos ligeramente inferiores a los del año pasado.

Además, Ibercaja ha vuelto a recortar sus gastos estructurales ordinarios, que en los seis primeros meses de este año han alcanzado los 293,4 millones de euros, un 4% menos que en los seis primeros meses de 2018.

En el apartado de los ingresos, ha incrementado un 2,2% la recaudación de comisiones, el segmento de actividad que mejor comportamiento está registrando. Así, los ingresos por comisiones alcanzaron los 191,4 millones de euros en el primer semestre, 14 millones más que hace un año, mientras que el margen de intereses le ha reportado 278,1 millones -un 0,4% más interanual-. En su conjunto, los ingresos recurrentes de Ibercaja (intereses+comisiones) han aumentado un 1,1% durante el último año, pero ha retrocedido el resultado de operaciones financieras, que le han reportado 12,3 millones de euros de enero a junio, frente a los 35,5 millones del primer semestre de 2018. Esto ha hecho que el cómputo global de los ingresos de Ibercaja haya sido levemente inferior que el de hace un año: 488,4 millones de enero a junio, frente a los 502 millones que obtuvo en el mismo periodo de 2018.

Descontados los gastos, Ibercaja ha registrado hasta junio un resultado antes de saneamientos de 195 millones de euros, frente a los apenas 140,8 millones de hace un año. La entidad ha dedicado a provisiones 84,1 millones de euros.

Desde el banco aragonés han destacado el avance que se ha vuelto a anotar en ratios de solvencia y saneamiento, y ha subrayado que sus beneficios están asentados en el «vigor de la actividad comercial y la fuerte caída de los activos improductivos».

Durante el primer semestre del año, Ibercaja se ha descargado de 1.587 millones de euros en activos problemáticos, ha aumentado un 2,8% los recursos gestionados de clientes –que alcanzan los 58.256 millones- y ha concedido préstamos y créditos por un monto total de 2.568 millones de euros, el 64% de ellos para financiar actividades empresariales.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!