Hoy toca aprender qué es el terrorismo

Hay adolescentes que ven im√°genes del atentado de ETA en la Plaza de la Rep√ļblica Dominicana de Madrid en 1986, o el del Hipercor de Barcelona un a√Īo despu√©s, y creen que es una pel√≠cula. Lo saben en el Ministerio del Interior que dirigie Fernando Grande-Marlaska, donde se han coordinado con el de Educaci√≥n para implantar en los institutos de toda Espa√Īa desde el pr√≥ximo curso una unidad did√°ctica que abordar√° el fen√≥meno del terrorismo en nuestro pa√≠s, mostrar√° en qu√© consisti√≥ e l de los etarras, el de los GAL, el de los Grapo, o el yihadismo. Ser√° la parte te√≥rica, y en la pr√°ctica se pondr√° a los alumnos ante el testimonio, por ejemplo, de Jesusa Ibarrola, cuya hija de 22 meses Bego√Īa Urroz muri√≥ abrasada por una bomba en 1960 y es considerada la primera v√≠ctima del terror en este pa√≠s. O tendr√°n que meterse en la piel de los familiares de los asesinados el 11-M, reflexionar sobre el dolor, sobre el efecto de la amenaza que obliga a mirar todos los d√≠as debajo del coche o los secuestros.

Se trata de llevar a las aulas la memoria y la verdad de las v√≠ctimas, lo que responde por fin a su demanda de que su relato prevalezca y se imponga a la narraci√≥n trucada de las organizaciones criminales que intentaron e intentan hacer creer que luchan en una guerra. Los contenidos se impartir√°n dentro de la asignatira de Geograf√≠a e Historia, en el apartado que estudia ¬ęLa transici√≥n pol√≠tica en Espa√Īa: de la dictadura a la democracia¬Ľ en del √ļltimo curso de ense√Īanza obligatoria -4¬ļ de la ESO, chicos y chicas de 15 a√Īos-, si bien el proyecto contempla ampliar estos contenidos tambi√©n a 3¬ļ de Secundaria y el Bachillerato.

Saber para prevenir

¬ęVimos que en esas etapas estudiaban violencias execrables, como el Holocausto, pero no hab√≠a ninguna referencia, ni de manera tangencial a una lacra que Espa√Īa ha padecido durante d√©cadas y que es muy importante que se conozca, entre otros por su efecto de prevenci√≥n. Es decir, si ves las consecuencias que ha tenido en vidas personales y tambi√©n socialmente, es m√°s dif√≠cil que se repita¬Ľ. Quien habla es Sonia Ramos, directora general de Apoyo a V√≠ctimas del Terrorismo del Ministerio del Interior, que recuerda que los curr√≠culos que desarrollaron la actual ley de Educaci√≥n de 2015 (Lomce) ya previeron el fomento de valores contra la violencia terrorista y de respeto a las v√≠ctimas, aunque nunca se recogieron en los libros de texto. ¬ęProbablemente no ten√≠an herramientos o expertos que pudieran abordarlos¬Ľ, sugiere.

Ese trabajo se ha hecho. Han participado historiadores, educadores, asociaciones y fundaciones de v√≠ctimas y, muy particularmente, el Memorial de V√≠ctimas de Terrorismo de Vitoria y el resultado es por ahora esa primera unidad que constitutye un compendio b√°sico, pero bastante completo, de c√≥mo el terrorismo ¬ęha marcado de manera tr√°gica la historia reciente de Espa√Īa desde los a√Īos 60¬Ľ.

Sin política

¬ęTiene una finalidad pedag√≥gica, la simplicidad de la exposici√≥n responde a la franja de edad a la que va dirigida; lo otro que hemos tratado por encima de todo es que se sienta la historia de las v√≠ctimas, su memoria y dignidad est√°n ah√≠¬Ľ, indica Sonia Ramos cuando se le pregunta por cu√°les han sido las priodades en este proyecto. En cuanto a qu√© se ha intentado evitar a toda costa, la directora alude sin titubear a ¬ęla pol√≠tica. No tendr√≠a sentiedo. Hay un respeto a todas las ideolog√≠as, pero la Historia es una, la de quienes padecieron el terrorismo.

Desde ANPE, sindicato de la Ense√Īanza P√ļblica, su responsable de Comunicaci√≥n estatal, Sonia Garc√≠a, valora la iniciativa muy positivamente, pero precisamente siempre y cuando ¬ę lo que se traslade a los alumnos sea objetivo, no desde un punto de vista ideol√≥gico, porque hay que dar datos al alumno para despertar su criterio y su capacidad de pensar¬Ľ. ¬ęNos parece muy bien porque, verdaderamente, el alumno tiene que conocer la realidad en que vive y lo que se propone pertenece a una historia reciente que va a ser marco de referencia para entender muchos problemas sociales y de donde vienen¬Ľ, a√Īade.

Con todo, el d√≠a que lo descrito en esta unidad did√°ctica ya terminada y las que quedan por hacer lleguen a clase, no ser√° la primera vez que el terrorismo entre en las escuelas como materia de estudio y reflexi√≥n. Al menos el de ETA. Recuerda la directora general de Apoyo a las V√≠ctimas que ya hubo una primera fase en la que cincuenta centros de la Comunidad de Madrid, tambi√©n otros en La Rioja y de Valladolid y Salamanca en Castilla y Le√≥n -donde el programa se va a ampliar, y tambi√©n va a comenzar en Extremadura- ya han recibido a familiares de asesinados que han narrado su experiencia a cara a cara a los estudiantes. ¬ęEn la evaluaci√≥n realizada con las distintas consejer√≠as de Educaci√≥n se ha visto que este testimonio genera mucha empat√≠a con el dolor. Han surgido muchas preguntas por el perd√≥n y curiosidad sobre la recuperaci√≥n en el Pa√≠s Vasco. Ponerse en lugar el otro y ver que todos somos posibles v√≠ctimas y todos podemos contribuir a que no vuelva a pasar es importante… por ejemplo hay mucha actividad de captaci√≥n hoy en d√≠a y les va a servir para estar alerta¬Ľ, subraya Ramos.

La primera experiencia en este sentido, precisan desde el Centro Memorial de las V√≠ctimas del Terrorismo de Vitoria, se desarroll√≥ durante el Gobierno de Patxi L√≥pez apoyado por el PP en 2011, seis meses antes de que ETA anunciara el ¬Ľcese definitivo¬Ľ de su actividad. El fin entonces fue que los j√≥venes dejaran de justificar el terrorismo.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!