«Helpers», los notarios de la Barcelona violenta

Quieren mantener el anonimato por encima de todo, pero cada día son más conocidos. La plataforma BCNHelpers lleva casi cuatro meses en marcha y miles de tuits y retuits escuetos para avisar de sucesos que ocurren en las calles de Barcelona a partir de las informaciones de desconocidos que reciben. Como el que publicaron ayer sobre las 1.30 horas de la madrugada: «ALERTA Detectada agresión con un herido en la calle Sant Pere Més Alt. El incidente habría tenido lugar sobre las 22.30 horas a pocos metros del bar Sant Pere». La dramática foto que lo acompañaba -la que ilustra esta página- es la enésima de un verano marcado por los incidentes en la ciudad.

«Nosotros solo patrullamos las redes en busca de hechos delictivos, lo que según el artículo 259 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal es un deber ciudadano informar de los actos delictivos, además de un deber cívico», explica a ABC uno de sus portavoces. Permanecen en el anonimato y su plataforma es Twitter. De esta manera, los gestores de la cuenta mantienen en secreto su identidad, algo que incluso es fuente de chismorreos en las redes: mientras unos les exigen denunciar a cara descubierta los hechos otros se muestran convencidos de que tanta información veraz y rápida no puede salir sino de agentes policiales.

«Más robos que en el Bronx»

De lo que nadie duda es de la visibilidad de su cuenta, que ya tiene cerca de 21.200 seguidores y que publica una decena de tuits al día, siempre explicando peleas, agresiones, puntos calientes o detenciones. Igual de exitosos, otros grupos de ciudadanos han crecido en Barcelona para denunciar el aumento de la inseguridad. Además de los Helpers, triunfa la Patrulla Ciudadana que denuncia a los carteristas en los andenes y pasillos del Metro con carteles, gritos y silbato en boca. El movimiento que lidera Eliana Guerrero publica en redes sociales caras de los carteristas, y cada vez más surgen nuevos perfiles con el mismo fin. También, el activista taxista Alberto «Tito» Álvarez está impulsando la plataforma Salvalona, un «proyecto de supervivencia, paz y convivencia» para, como indica su nombre, salvar Barcelona de la inseguridad.

«A día de hoy en Barcelona se comete un robo cada dos minutos y en el Bronx, cada cinco», explican los impulsores de BCNHelpers para justificar su proyecto. De hecho, lo remarcan, se inspiran en los movimientos populares que intentaron frenar el aumento de la inseguridad en Nueva York hace 40 años y que entonces llegaron a tener a más de 500 activistas, conocidos como «Guardian Angels», patrullando por las calles y en el Metro.

Delincuencia creciente

A diferencia de la Patrulla Ciudadana, los Helpers actúan de manera no invasiva, desde las redes sociales, pero luchan igualmente para «combatir, prevenir y visibilizar» la delincuencia creciente en Barcelona. Para su acción diaria, usan un programa de análisis de datos, basado en el sistema «socmint» que permite monitorizar palabras clave o hashtags y también alimentan su cuenta de las denuncias que les llegan por mensajes privados. «Acabamos teniendo una inmensa red ciudadana con centenares de ojos en los puntos calientes de la ciudad», remarcan sus anónimos portavoces.

Aún sin querer caer en el alarmismo fácil, los responsables de BCNHelpers reconocen a este diario que «en algunos puntos de la ciudad, cuando cae la noche se producen auténticas cazas contra personas, n ormalmente turistas norteamericanos y asiáticos». Para ellos, más que los problemas de convivencia derivados por los narcopisos o el top manta, el grave problema de Barcelona, que se ha agudizado este verano, es el aumento significativo de los robos con violencia.

Con todo, la plataforma ve evidente el cambio de chip en materia de seguridad del nuevo gobierno municipal, con Ada Colau repitiendo en la alcaldía pero con el PSC en el gobierno, y liderando las políticas de seguridad. «Hay más presencia policial en la calle y los vecinos estamos un poco más tranquilos porque como mínimo se ve voluntad de actuar», comentan, aunque creen que a pesar de los «gestos» la reducción de la delincuencia no se percibe ni en la calle ni en el Metro. «Sin un cambio legislativo, no se podrá revertir la situación actual», consideran.

«No pueden ir contra nosotros»

BCNHelpers sabe que las autoridades tienen la mirada puesta en su proyecto y tienen muy presentes las reticencias expuestas tanto por los cuerpos policiales como por las administraciones respecto a los grupos autoorganizados, sobre los que el concejal municipal de seguridad, Albert Batlle, llegó a decir que se combatirían. «No nos han contactado ni nos planteamos que la administración pueda ir contra BCNHelpers», sostienen sus responsables. En este sentido, se escudan que informar de actos delictivos es un deber ciudadano y que por ello lo seguirán haciendo. Su objetivo es que cuando se vuelvan a los niveles de seguridad de 2012 la cuenta se pueda cerrar.

«Hasta entonces seguiremos trabajando», avisan. Así, en breve BCNHelpers estrenará una aplicación para smartphones donde se podrá denunciar de manera anónima cualquier tipo de delito: ataques homófobos, robos con violencia, venta de drogas o incluso la mera percepción de inseguridad en determinadas calles. Toda la información se representará gráficamente en un mapa que también tendrá datos oficiales de otros cuerpos policiales y además la app contará con un botón del pánico que permitirá compartir la ubicación con cinco contactos preestablecidos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!