«He animado a Fernando Alonso a correr el Dakar»

Carlos Sainz, doble campeón del Rally Dakar, en 2010 y 2018, defiende el título con Mini en la próxima edición del raid más famoso del mundo, que comienza el 7 de enero. El madrileño aseguró que el bicampeón español de Fórmula Uno, Fernando Alonso, ganador en 2005 y 2006 con Renault, tiene «capacidad para correr una prueba como esta, aunque tendrá que tomárselo en serio el cambio de disciplina».

El campeón vigente del Dakar , que en su día aspiró a la presidencia del Real Madrid, fue claro al valorar las opciones de su amigo, compañero de su hijo Carlos Sainz en la F-1: «Fernando tiene capacidad para correr, ha habido otros pilotos de circuito que han corrido el Dakar y que lo han hecho bien, y Fernando es un grandísimo piloto, no tengo duda de que lo haría estupendamente si se lo toma en serio». Sainz opina que si acude al Dakar, el asturiano se lo tomará pero que muy en serio. Preguntado por si le animaría para que probara la experiencia, Sainz aseguró que ya lo ha hecho, pero que el piloto asturiano sabe que es una carrera que hay que «respetar» al ser una especialidad muy diferente. «Ya le he animado, pero él también sabe, no es tonto, es tremendamente inteligente, que esto es una carrera que hay que respetar desde cualquier punto de vista, seas de rallys o de Fórmula Uno. Es una especialidad diferente y hay que respetarla».

El piloto madrileño animará «a tope» a Alonso si algún día se decide a participar en un Dakar, pero advirtió que deberá hacerlo «a conciencia» ya que hay que entender la especialidad, muy diferente a los retos que Alonso está acometiendo ahora tras su decisión de dejar la Fórmula Uno. «No es lo mismo Le Mans o Indianápolis, que son de circuito. Esto es diferente».

Sainz (Mini) se ha mostrado «optimista» de cara al próximo Rally Dakar donde defenderá su corona en la categoría de coches, pero ha reconocido que le «preocupa algo la fiabilidad» de su nuevo coche, un modelo nuevo para él y que solo tiene un año de experiencia en la competición, que esta vez prevé «intensa y complicada» por la cantidad de dunas de arena que provocarán que «nadie pueda estar tranquilo hasta que no pase el último metro del último kilómetro. Haber ganado el Dakar el año pasado no va a darme ningún minuto extra. Somos optimistas más o menos, porque es imposible predecir que va a pasar y porque la fiabilidad nos preocupa algo. Es un tipo de coche que no conozco».

El madrileño explicó que «desde el primer test de junio en Marruecos hay una evolución brutal del coche. Pero depende de la fiabilidad. Este Mini es un coche muy nuevo que evolucionó el año pasado en el Dakar, no tiene años de evolución como el Toyota o el Peugeot. La fiabilidad es lo único que me preocupa por la falta de experiencia en la competición. El rally es más corto, pero el porcentaje de dunas va a ser casi del cien por cien. Te puedes caer en una olla, como le pasó el año pasado a Loeb, y adiós Dakar. El estrés va a ser mayor, cada minuto van a poder pasar cosas y nadie va a poder estar tranquilo hasta que no pase el último metro del último kilómetro». En cuanto a su nuevo proyecto, apuntó que Mini fue «el equipo que más interés demostró” por contratarle “desde que acabó el último Dakar” y confirmó que tiene firmado un segundo año de contrato opcional con la marca británica. “Querían que estuviera con ellos sí o sí, y para mí eso implica mucho. Por eso estoy hoy aquí, ha habido un interés mutuo por juntar fuerzas para este reto».

Cuestionado por los rivales para lograr su tercer Dakar, avanzó que son «los pilotos de Mini, Nani Roma, Peterhansel y Despres, que vamos a ser competitivos, y sin duda los Toyota. Ellos son los enemigos a batir encabezados por Nasser (Al-Attiyah). Tampoco hay que descontar a Loeb, y siguen Peterhansel, Despres… También corre Robby Gordon, pero si a estas alturas nunca ha peleado por la victoria final dudo que pueda hacerlo ya». A la hora de comentar su trayectoria en el rally más importante del mundo, el madrileño recordó que tiene “algún récord que otro en el Dakar”. «Uno es el de ganador más veterano y otro es la victoria más apurada, la que logré Volkswagen. Ha habido malos Dakar que han acabado con noches largas llegando tarde al bivac sin opciones. O accidentes. Es parte de esta carrera tan especial, si fuese una carrera fácil no tendría el valor que le damos tanto los pilotos como los medios».

A sus 56 años, Sainz no mira más allá de Perú, que acogerá íntegramente el Rally entre los días 6 y 17 de enero, y se da «más que satisfecho» por todo lo que ha conseguido en un deporte al que se ha «dedicado en cuerpo y alma durante tantos años. Con doce años ya pintaba coches de rallys y con 14 estaba como loco por dar una vuelta en un coche. Soñar es gratis. Yo soñé y tuve la suerte de que mis sueños se fueran haciendo realidad. Cada vez soñaba cosas más locas e importantes y he conseguido cosas que de pequeño ni imaginé. Me río cuando la gente dice que esto está tirado. Se consiguen cosas con 20 años, con 30 y hasta con 56. Estoy seguro de que seguiré cumpliendo sueños con 60. Serán otros, pero la gasolina está ahí».

Por último, Sainz dijo que ya le ha «animado» a Fernando Alonso a que compita algún día en el Dakar, ahora que el asturiano ha abandonado la Fórmula 1 y mira hacia nuevos horizontes competitivos. «No es tonto, es una persona tremendamente inteligente y sabe que es una carrera que hay que respetar. Es una especialidad diferente que tienes que preparar a conciencia, entenderla, hacer test y alguna carrera. Fernando tiene capacidad para correr el Dakar. Ya ha habido otros pilotos de circuito que han corrido el Dakar y que lo han hecho bien. Es un grandísimo piloto y no tengo duda de que si se lo tomara en serio lo haría estupendamente».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!