¿Han abusado los agentes de inmigración de EE.UU. de 14.000 menores?

Según unos documentos internos del ministerio de Sanidad norteamericano, miles de niños sin papeles bajo custodia del Gobierno federal norteamericano han sido agredidos sexualmente. La cifra de menores en situación irregular que dice haber sufrido abusos en Estados Unidos el año pasado es de 1.261. Los demócratas han acusado a la Administración de Donald Trump de no tomar las medicas necesarias para proteger a estos inmigrantes sin papeles. Según el propio ministerio de Sanidad, hay 14.000 menores de edad bajo custodia federal norteamericana.

El diputado demócrata de Florida Ted Deutsch reveló los documentos el martes en una comparecencia ante la Cámara de Representantes en la que acusó a la Casa Blanca de pasividad ante «el problema de que adultos, empleados del ministerio de Sanidad, abusen de los niños». El Gobierno acusa a Deutsch de manipular los datos. El director en funciones de la Oficina de Recolección de Refugiados, Jonathan Hayes, acusó a los demócratas de «manipular los datos» y de «insultar vilmente a los funcionarios que dedican su carrera a cuidar de esos menores».

¿Qué dicen los datos internos revelados por los demócratas? En 2018 hubo esos 1.261 abusos, de los que 412 se consideraron lo suficientemente creíbles como para denunciarlos ante el ministerio de Justicia, que estudia si presentará cargos. Del total de los casos, 349 son de menor a menor. Sólo ocho hubieran sido perpetrados contra los niños sin papeles por parte de menores con residencia legal con los que conviven en centros de internamiento o familias de acogida.

Sólo en 55 casos de los denunciados el agresor fue un adulto, y de ellos 49 son empleados de centros de internamiento o funcionarios. Del resto, no hay más datos. El aumento de la cifra no es desproporcionado y de hecho desde hace años, antes incluso de que comenzara la política de separación de niños por parte de Trump, se registran más de 1.000 denuncias.

En 2016 ya hubo 1.226 quejas, y en 2017, 1069. Desde 2015, de todos los casos denunciados, unos 4.500, la fiscalía ha dado credibilidad y ha investigado 1.300. Mo hay datos de cuántos han acabado eme un juicio y en este se ha condenado a un funcionario o un adulto.

A pesar de que este problema comenzó bajo la presidencia de Obama, los demócratas acusan a Trump de encubrir una lacra social. «La gravedad de este caso es la ocultación sistemática del abuso a los niños», según el diputado demócrata por California Lou Becerra. El Gobierno mantiene que la mayoría de agresiones reales las perpetran otros menores y que además muchas de las denuncias acaban siendo desestimadas.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!