«Grité tan fuerte que se oía en la calle. Nadie bajó»

El asesinato de Laura Luelmo a manos de su vecino ha levantado de nuevo la indignación de las mujeres, que gritan «basta» ante los abusos y el machismo de la sociedad. No son pocas las famosas que han elevado la voz por esta causa. Y entrellas, la actriz Irene Montalá ha compartido la pesadilla que ella misma vivió en su piel.

No es fácil leer el testimonio de la actriz de «La Verdad», que ha compartido en su blog de la revista «Glamour». «Hace muchos años, de camino a casa, me detuve en una pizzería muy conocida y céntrica en Las Ramblas de Barcelona», comienza la intérprete, que narra cómo fue asaltada cuando bajó al baño. «Tenía tanta urgencia que ni siquiera cerré con pestillo».

«Escuché un ruido muy sutil, como de papel, y instintivamente me puse en alerta. Sin mover mis pies, me agaché muy lentamente. Allí estaba. Un hombre,vi el reflejo de sus gafas, agazapado, esperándome». La actriz se lanzó a cerrar la puerta, mientras él hacía fuerza para abrirla. «Grité para que alguien me oyera. Grité tan fuerte que se me escuchaba arriba en el restaurante. Grité tan fuerte que mis gritos se oían desde la calle. Nadie bajó. Nadie».

Finalmente, el agresor se marchó por su propio pie. «Abrí la puerta. Temblaba. Me subieron arriba y todo el mundo me miraba sin articular palabra. Me sentí observada, avergonzada. Me dieron una tila. Sola en una mesa con cincuenta ojos encima de mí, magullada y sin poder dejar de temblar». No hubo denuncia, pero sí secuelas: «Soy incapaz de ir a un baño sola en el que tenga que subir o bajar escaleras».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!