Gregory Kunde, el tenor que pas√≥ ¬ęde ser portero a delantero centro¬Ľ

Jos√© Luis Jim√©nez (Huelva, 1981), periodista y aficionado a la √≥pera -y no necesariamente por este orden-, escuch√≥ por primera vez a Gregory Kunde en La Coru√Īa, en octubre de 2010. El tenor estadounidense cantaba el papel de Arnold en la √≥pera de Rossini ¬ęGuillaume Tell¬Ľ, y el actual delegado de ABC en Galicia qued√≥ fascinado por su interpretaci√≥n. ¬ęFue como una revelaci√≥n, como una epifan√≠a -recuerda Jim√©nez-. Es una de las mejores noches de √≥pera que yo he vivido como aficionado¬Ľ. As√≠ que decidi√≥ seguir los pasos de Kunde; ¬ęle he escuchado en Bruselas, en Turin, en Mil√°n, en Venecia…¬Ľ Vino despu√©s su encuentro profesional: ¬ętuve la ocasi√≥n de entrevistarle un par de veces para este peri√≥dico¬Ľ. La relaci√≥n deriv√≥ en amistad, y durante una cena en Mil√°n Jos√© Luis Jim√©nez anim√≥ a Gregory Kunde a contar su vida y se ofreci√≥ para escribir su biograf√≠a. Era el a√Īo 2014. El tenor se lo pens√≥ durante un tiempo pero un d√≠a le dio el s√≠ al periodista.

José Luis Jiménez
José Luis Jiménez

√Čsta es la prehistoria de ¬ęGregory Kinde, una vida para contarla¬Ľ (Sial Pigmali√≥n), la biograf√≠a del tenor estadounidense contada por Jos√© Luis Jim√©nez, que se presentar√° el lunes en Barcelona. En sus p√°ginas hay cerca de dos a√Īos de documentaci√≥n -el libro empez√≥ a fraguarse en 2015 y a redactarse un a√Īo despu√©s- y m√°s de cuarenta horas de conversaci√≥n entre el autor y el tenor. Incluye tambi√©n los testimonios de figuras como Roberto Abbado, Alberto Zedda, Fortunato Ortombina, Joan Matabosch o C√©sar Wonenburger, y cuenta con el pr√≥logo de Antonio Pappano director musical de la Royal Opera House londinense.

Gregory Kunde naci√≥ el 24 de febrero de 1954; tiene por tanto 65 a√Īos y es, como bien asegura Jos√© Luis Jim√©nez, un caso singular de longevidad canora. ¬ęEs el √ļltimo de su generaci√≥n. Mire, en el a√Īo 1992 cant√≥ en la Scala de Mil√°n ‚ÄúLa donna del lago‚ÄĚ, de Rossini. En el doble reparto de aquella producci√≥n estaban figuras como Rockwell Blake, Chris Merritt, June Anderson, Bruce Ford o Cecilia Gasdia… El √ļnico que sigue en activo es Gregory Kunde. Y no est√° cantando en teatros de segunda, no… Lo hace en Berl√≠n, en Londres, en Mil√°n, en Barcelona… Y tiene ya compromisos para los pr√≥ximos dos a√Īos¬Ľ.

Portada del libro
Portada del libro

La historia de Gregory Kunde -Jos√© Luis Jim√©nez se refiere a √©l como Greg- no es otra historia m√°s de un cantante de √≥pera. Es la de un artista que naci√≥ en Kankakee, una peque√Īa localidad de Illinois, en EE.UU.; que comenz√≥ su carrera en la Lyric Opera de Chicago y que, con el apoyo entre otros del canario Alfredo Kraus, dio el salto a Europa y se consolid√≥ como uno de los grandes tenores rossinianos y belcantistas de su generaci√≥n. Pero es tambi√©n la historia de un hombre que super√≥ un c√°ncer gracias a un tratamiento de quimioterapia que, sin embargo, a punto estuvo de arruinar su voz y su carrera. Es igualmente la historia de un cantante que tuvo que reinventarse, que vir√≥ del repertorio de tenor m√°s ligero al del tenor m√°s dram√°tico; del ¬ęOtello¬Ľ de Rossini al ¬ęOtello¬Ľ de Verdi, un papel que se ha convertido en su principal ense√Īa. ¬ęEs como si en el f√ļtbol un portero se convirtiera en delantero centro¬Ľ, compara Jos√© Luis Jim√©nez.

¬ęLo que m√°s me admira de √©l es su capacidad de superaci√≥n -asegura Jim√©nez-; la vida le sonri√≥ en la d√©cada de los noventa, pero despu√©s a punto estuvo de morir primero y de perder la voz despu√©s. Y ahora, superados los obst√°culos, Greg es un hombre que transmite un gran entusiasmo. Es una persona alegre, feliz… Un bonach√≥n que irradia ese positivismo que marca su vida¬Ľ.

La grabaci√≥n en Pamplona en el verano de 2016, de un disco de arias de √≥pera –¬ęVincer√≥!¬Ľ-, en el que Gregory Kunde fue acompa√Īado por la Orquesta Sinf√≥nica de Navarra, bajo la direcci√≥n de Ram√≥n Tebar, levanta el tel√≥n de la biograf√≠a, en la que se refleja perfectamente la relaci√≥n del tenor estadounidense con Espa√Īa. ¬ęMadrid fue el √ļltimo lugar en el que cant√≥ antes de que le diagnosticaran el c√°ncer, y Madrid fue tambi√©n el primer lugar en que cant√≥ tras superarlo. Greg tiene una gran relaci√≥n con nuestro pa√≠s, y un agradecimiento a figuras como Joan Matabosch o Helga Schmidt. Siente que ahora vive su √©poca dorada y que tiene el reconocimiento que no tuvo en otro tiempo: lo nota porque los teatros ahora le preguntan qu√© √≥peras quiere cantar. Y los teatros espa√Īoles fueron los primeros en hacerlo¬Ľ.

Jos√© Luis Jim√©nez es consciente de que una biograf√≠a de un cantante de √≥pera tiene un p√ļblico limitado. Pero √©l ha querido, asegura, ¬ęhacerlo muy divulgativo, y que llegue no solo a los aficionados a la √≥pera. Se muestra al hombre antes que al cantante y se ve que en la √≥pera no es todo glamour. Greg, por ejemplo, explica que ahora vive sus mayores √©xitos, pero que eso le impide ver a su familia tanto como querr√≠a, y eso le entristece. Son cosas que humanizan mucho a los cantantes y los acercan al p√ļblico¬Ľ.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!