Gothsland, cumpleaños total con el modernismo de Ramon Casas

Cuarenta años, otros tantos Casas. Dicho así parece fácil, pero un par de años años después de que el Año Casas iluminase prácticamente todos los rincones de uno de los grandes nombres del modernismo catalán, la galería Gothsland ha conseguido renovar el interés con una exposición que celebra sus cuatro décadas de vida y actividad con otras tantas obras del artista barcelonés.

Una muestra que reúne óleos, dibujos y carteles para ofrecer un repaso exhaustivo de la trayectoria de Casas al tiempo que homenajea los orígenes de un espacio que abrió sus puertas en 1978 como galería especializada en el modernismo catalán. Como tal acogió en 1988 una gran exposición que plantó la semilla de lo que hoy es el Museo del Modernismo y, tres décadas después, repite la jugada con Casas, epítome no sólo del modernismo como corriente artística, sino también de su modus vivendi.

Tanto es así que el centro de la muestra, que se podrá visitar hasta el 28 de febrero, lo ocupa un flamante Renault Frères AX, un descapotable de 1902 parecido al que condujo en su día el propio Casas y al que ya inmortalizó en «La Chafeusse», óleo que decora la rotonda del Círculo del Liceo de Barcelona.

El vehículo, llegado del Museo Nacional del Automóvil de Andorra, funciona como reclamo para atraer a un público más joven, sí, pero no consigue hacer sombra a la pieza estrella de la exposición: el óleo «La modelo», un cuadro de 1900 en el que Ramon Casas retrató a una de las modelos más conocidas de la Belle Époque, Mademoiselle Clo-Clo, Clotilde Pignet, amante de Santiago Rusiñol y modelo de ambos artistas.

Mención especial merecen también piezas como «Dama con boa», «Novicia en el claustro de Sant Benet» o uno de los dibujos preparatorios de «La Sargantain», tres de los cuatro cuadros protagonizados por Júlia Peraire i Ricarte, modelo, musa y esposa de Casas. Además, se presentan tres carteles, entre ellos el primero de los cuatro que realizó para la revista Pèl & Ploma, una obra inspirada en «La Noia Decadent», que está en el Museo de Montserrat.

Destacan asimismo un autorretrato de 1910 realizado con carboncillo y un conjunto único de 25 azulejos, piezas todas ellas que pueden adquirir por unos precios que oscilan entre los 19.000 y los 180.000 euros. Para Gabriel Pinós, responsable de Gothsland, la exposición permite conocer un poco mejor a un artista «actual» capaz de «enamorar a todo tipo de públicos». «No se entendería el modernismo catalán sin la obra de Casas», destaca Pinós.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!