Gonzalo Suárez retrata el amor de Hernán Cortés y la Malinche

Las palabras en las antiguas lenguas mexicas tienen una sonoridad √ļnica, primitiva y al mismo tiempo c√°lida, tropical. Se asemejan a flechas que impactan contra su objetivo, pero amortiguando el dolor. La palabra Malintzin, la Malinche, llamada as√≠ por la diosa del alba y del infortunio, tiene ese tono suave pero violento, como la propia historia de M√©xico. Cuando se cumplen 500 a√Īos de la conquista del Imperio azteca, conmemoraci√≥n ¬ęcomplicada¬Ľ en palabras del ministro de Cultura, ni Espa√Īa ni M√©xico saben a√ļn si celebrar a Cort√©s y a la Malinche como padre y madre del pa√≠s o, m√°s bien, maldecirlos como padrastro y madrastra.

Mientras los pol√≠ticos debaten sobre este asunto, al menos un ratito, el arte apuesta por lo suyo, por tender puentes entre ambos pa√≠ses aprovechando la efem√©ride. El director y escritorGonzalo Su√°rezestrena este lunes, en una sesi√≥n especial en el Museo de El Prado, su pel√≠cula ¬ęEl sue√Īo de Malinche¬Ľ, un poema f√≠lmico que relata a su manera el encuentro de Cort√©s y Moctezuma a trav√©s de los ojos de ella, de la Malinche, la mujer que fue entregada a los espa√Īoles por su propia madre e hizo de int√©rprete para el de Medell√≠n, aportando un arma secreta al choque entre dos mundos: la palabra.

¬ęM√©xico es una naci√≥n que ha sobrevivido a la conquista espa√Īola como nosotros a los romanos y a los √°rabes y, en cualquier caso, a diferencia de otras conquistas exterminadoras que no menciono, hemos heredado una cultura com√ļn que ya nos es propia. Como dice Bernal [el cronista de la conquista de M√©xico], no atribuyamos los hechos a un solo capit√°n¬Ľ, explica a ABC Su√°rez sobre un proyecto que ha tardado a√Īos en plasmar, tras escarbar en las cr√≥nicas castellanas, las transcripciones del n√°hualt, los c√≥dices aztecas y estudiar lo que dicen hoy los historiadores actuales sobre la conquista de M√©xico.

Su palabra y su lengua

¬ęEl sue√Īo de Malinche¬Ľ pone el foco en la relaci√≥n que brota entre Hern√°n Cort√©s y esta mujer de ¬ęexcepcional valor e inteligencia¬Ľ, que acab√≥ siendo clave para la llegada de los espa√Īoles a Tenochtitlan. ¬ęCort√©s halla en ella a la int√©rprete jam√°s so√Īada por alguien, una mujer que habla con doble lengua y, por cierto, a √©l tambi√©n le llaman Malinche porque cuando √©l habla, habla ella. Ella es su palabra y su lengua¬Ľ, define el director al respecto de una ind√≠gena que hizo de traductora, consejera, confidente y madre del hijo de Cort√©s, Mart√≠n, fruto genuino del mestizaje que dar√≠a lugar al M√©xico que conocemos actualmente.

Un v√≠nculo que tiene dif√≠cil traducci√≥n hoy, tanto por el tiempo transcurrido como por la distancia entre sus dos culturas. ¬ęEn lo que al amor se refiere, el valor de la vida, incluso de la propia vida, o el sentido de la palabra amor, eran otros. Me temo que su utilizaci√≥n en nuestros d√≠as podr√≠a dar fundamento a una acusaci√≥n de apropiaci√≥n indebida¬Ľ, asegura Su√°rez.

Sin alejarse de la imagen cl√°sica de un Cort√©s como ¬ęmaquiav√©lico capit√°n, cruel e implacable en sus designios¬Ľ, en palabras de Su√°rez, el cineasta aclara que ni el extreme√Īo ni el emperador Moctezuma, ¬ęuna especie de Hamlet¬Ľ, eran ¬ęprecisamente unos santos¬Ľ.

Que unos sean considerados los buenos y otros los malos es una cuesti√≥n de poca informaci√≥n. O tal vez de demasiada. ¬ęA diferencia de otras conquistas o de otras matanzas de indios que aplaudimos en el cine, los cronistas espa√Īoles han dado cuenta de los hechos. Eso ha sustentado la Leyenda Negra y no se trata ahora de reivindicar una historia que es suficientemente conocida. ‚ÄúEl sue√Īo de Malinche‚ÄĚ es una f√°bula tr√°gica sin m√°s moraleja que la emoci√≥n que pueda suscitar su exhibici√≥n en los museos¬Ľ, opina el autor de pel√≠culas como ¬ęRemando al viento¬Ľ o ¬ęDon Juan en los infiernos¬Ľ.

Cualquier coincidencia con la conmemoraci√≥n es casual, pues la pel√≠cula ¬ęno tiene existencia oficial ni cuenta con subvenci√≥n alguna¬Ľ.

Un descenso al Hades

A trav√©s de encuadres y movimientos de c√°mara se mueve este poema, de 40 minutos de duraci√≥n, por las ilustraciones on√≠ricas dibujadas por Pablo Auladell, premio Nacional del C√≥mic en 2016. ¬ęEs como un descenso al Hades de la Historia, donde el narrador se encuentra con las sombras de los personajes que protagonizaron algo tan fascinante, y a√ļn lleno de misterio, como la conquista de M√©xico; y esas sombras repiten eternamente el mismo gesto, el mismo discurso, son como el eco ensimismado de una √©pica en la que han quedado atrapados o condenados¬Ľ, describe Auladell.

La m√ļsica la pone Luis Mendo, coautor de populares canciones como ¬ęLa Puerta de Alcal√°¬Ľ; y la voz, actores de primera l√≠nea como Carmelo G√≥mez, Ana √Ālvarez o Marian √Ālvarez, entre otros int√©rpretes destacados .

Tras su estreno en El Prado, la cinta viajar√°, como el propio Cort√©s, hasta M√©xico para su presentaci√≥n internacional el 12 de marzo, en una sesi√≥n especial del Festival Internacional de Cine de Guadalajara, donde Su√°rez presidir√° la C√°tedra Julio Cort√°zar y se proyectar√° un ciclo de sus pel√≠culas. Producida por Joaqu√≠n Garc√≠a-Quir√≥s, ¬ęEl sue√Īo de Malinche¬Ľ tambi√©n se puede disfrutar a trav√©s de un libro editado por La Huerta Grande.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!