Golpe de mando de Génova para imponer los candidatos de Segovia y Ávila

Con un golpe de mando a última hora y ante la sorpresa incluso de los elegidos, de la mayoría de los presentes en el acto e incluso de buena parte de los dirigentes del Partido Popular, Génova ha impuesto a sus candidatos en Ávila y Segovia. En el segundo caso incluso con un cambio sobre el nombre consensuado el viernes entre la dirección provincial y nacional. El joven Pablo Pérez Coronado es finalmente la apuesta de los populares para intentar recuperar la Alcaldía de la capital del Acueducto, apeando de la carrera a José Luis Sanz Merino, cuyo nombre no figuraba de inicio ni siquiera en las quinielas, pero que fue elegido «por unanimidad» y «consenso» por el Comité Electoral provincial, tras una reunión en Madrid como opción frente al choque entre la propuesta de José Mazarías -la opción del partido en Segovia- y Pérez Coronado -la nacional-.

Pero con un golpe de última hora que sorprendió allí a quien había sido elegido y enfadó a muchos en las filas del PP, desde Génova se optó por quien fuera presidente de Nuevas Generaciones en Segovia. De hecho, su vinculación en esa etapa en la formación joven del PP con el actual secretario general, Teodoro García Egea, está en buena parte detrás de este movimiento, que ha molestado a muchos en el partido que encabeza Paloma Sanz, quien el día anterior había viajado la capital de España junto al número dos de la formación a nivel regional, Francisco Vázquez, para abordar el asunto de la candidatura.

Pese a ese movimiento e imposición de última hora -Pablo Pérez Coronado llegó incluso con el acto de presentación en Palencia empezado y eso que comenzó con más de media hora de retraso-, el designado como cabeza de cartel ha defendido este sábado que él se considera un «candidato del partido» sin diferenciar entre niveles. Se ha mostrado «convencido» de que no generará «problemas en el partido», pese a que el malestar entre varios de sus miembros era evidente, y ha justificado el cambio en «conversaciones más informales» tras la reunión del Comité Electoral en las que se optó por su nombre. De 34 años y con siete de experiencia como concejal, en la oposición, ha asegurado que sale «a ganar, a arrasar».

En el caso de Ávila, ya por la mañana un tuit de Jesús Manuel Sánchez-Cabrera avanzaba que no iba a ser el candidato, pese a que era la apuesta de la dirección provincial. Sin embargo, en el seno popular no olvidan el «golpe» que Sánchez Cabrera dio en 2015, postulándose como candidato a la Presidencia de la Diputación frente a la opción oficial. Con tirón sobre todo entre los alcaldes, ganó el duelo y es presidente de la Diputación. Pero esa jugada no la olvidan en Génova, que ha impuesto su opción: Sonsoles Sánchez-Reyes (1968). Actual teniente de alcalde de Cultura, Educación y Deportes en el Ayuntamiento de Ávila y ocho años como concejal, es una mujer con «mucho tirón» en el partido y en varios estamentos de la sociedad abulense.

Este sábado ha reconocido que el viernes «a última hora» recibió la propuesta, aunque incidió en que no piensa en su candidatura como algo individual, sino un proyecto, un «equipo». Achacó la tardanza en conocerse la elección a que el PP de Ávila es un partido con «mucha participación». Pero lo cierto es que tanto su designación como la de Pablo Pérez Coronado dejan tocados a los dirigentes populares de ambas provincias: Carlos García y Paloma Sanz.

Renovación

Además, en el acto fueron presentados los otros siete candidatos. Sólo tres repiten, en todos los casos ya son alcaldes: Javier Lacalle (Burgos), Antonio Silván (León) y Alfonso Polanco (Palencia). Con bastón de mando, pero nuevo como cabeza de cartel, Carlos García Carbayo, en Salamanca. Y cuatro mujeres y un hombre para intentar recuperar plazas en las que no gobiernan: Sonsoles Sánchez-Reyes (Ávila), Yolanda de Gregorio (Soria), Pilar del Olmo (Valladolid) y Mayte Martín Pozo (Zamora).

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!