Getafe pagará 6 millones de euros por un campo de golf sin construir impulsado por el PSOE

El Ayuntamiento de Getafe pagará 6 millones de euros por el proyecto de un campo de golf que, impulsado en 2003 por el Gobierno del entonces alcalde Pedro Castro (PSOE) para el barrio de Perales del Río, nunca se construyó. El actual Consistorio, dirigido por la también socialista Sara Hernández, aprobó ayer una modificación de crédito para abordar la cantidad, fijada por la Audiencia Provincial de Madrid en una sentencia del pasado 14 de mayo.

La condena remite a los daños y perjuicios ocasionados a la entidad Loreto Mutua por una permuta de terrenos, firmados en mayo de 2005, para el desarrollo del campo. Castro, que en 2003 ya había acordado con la Federación de Golf de Madrid el borrador del proyecto, entregó a los propietarios del terreno –de más de 26.800 metros cuadrados de uso residencial– la edificabilidad del suelo para erigir viviendas en torno a la superficie. Si bien los intercambios se cerraron con varias sociedades, estas finalmente cedieron sus derechos al afectado, que en julio de 2012 interpuso una denuncia por incumplimiento de contrato.

La pretensión del alcalde socialista, pese a las insistentes críticas del PP e IU –entonces socio de Gobierno–, era levantar un campo de golf con 18 hoyos en Perales del Río, una zona enclavada en el Parque Regional del Sureste, protegida medioambientalmente. Los reproches al megalómano proyecto se sustentaban en su supuesta condición «especulativa» y su daño al entorno natural, con el campo como eje central y una amplia bolsa de suelo para la construcción de viviendas.

Proyecto olvidado

El plan, lastrado por el estallido de la crisis económica, se fue demorando hasta caer en el olvido, con el matiz de que los derechos de los propietarios seguían vigentes. Así, según consta en el fallo de la Audiencia Provincial, el Ayuntamiento incumplió su compromiso de entregar a Loreto Mutua 12.213 metros cuadrados edificables para uso residencial, si bien la compañía reclamó en su denuncia esa superficie o, en caso de que no fuera posible, un terreno equivalente. El juez ha condenado al Consistorio al pago de 4.441.323,68 euros más los intereses desde 2010.

Perales del Río, precisamente, es el escenario de otro escándalo judicial que afecta a Castro y Hernández. Como ha informado ABC, la actual regidora está imputada por un delito contra el medio ambiente por arrojar vertidos ilegales al río Manzanares desde este barrio. El anterior alcalde socialista, como Juan Soler (PP), están bajo la lupa por su presunta implicación en esta contaminación, habida cuenta de que la unidad del Seprona de la Guardia Civil considera probado que el cauce está afectado desde 1995.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!