Galicia ve posible aumentar un 3% las capturas de merluza sur

La conselleira do Mar, Rosa Quintana, se mostró ayer «optimista» acerca de la posibilidad de aumentar un 3% la cuota de pesca de la merluza sur, una especie capturada en el mar Cantábrico. Presente en Bruselas para una reunión del Consejo de Ministros de Pesca de la UE, la responsable autonómica se refirió a la propuesta de la Comisión Europea de recortar hasta en un 14% las capturas de la merluza sur, y subrayó que el objetivo planteado por Galicia, además de ser factible, permitiría cumplir con los objetivos de Rendimiento Máximo Sostenible (RMS) previstos para el futuro. «Es un porcentaje realista. Si nos permiten incrementar ese 3% con respecto a las posibilidades de pesca del año 2018, podríamos conseguir un incremento de biomasa y alcanzar el RMS», subrayó la conselleira.

A su juicio de Quintana, el planteamiento de la Xunta —en línea con el Plan plurianual de aguas del Atlántico—también facilitará mejorar un 41% el stock disponible, y cumplir así los compromisos puestos encima de la mesa por el Gobierno anterior. El hecho que se aceptara aquel umbral, incidió la conselleira, no se trató de un «error». Al contrario, tuvo sentido para poder seguir manteniendo la actividad pesquera de la merluza sur. «Fue un compromiso y hacemos lo posible para que sea una realidad. Los datos están ahí», recoge EP.

Obligación de desembarque

Pero, además de las dificultades relacionadas con la especie, Galicia está pendiente en Bruselas de otro asunto «complejo»: la obligación, a partir del próximo 1 de enero, de la obligación de desembarque, lo que supone que los buques que salgan a faenar no podrán devolver al mar las capturas no deseadas. Sobre este punto, Quintana incidió en que mientras países como Italia,Alemania y Países Bajos apuestan por mantener el «principio de estabilidad relativa», Galicia asegura que los «descartes cero» han cambiado las condiciones de juego del sector.

A renglón seguido, la responsable de Mar defendió que la flota gallega debería tener acceso a las cuotas de capturas accesorias, propuestas por la Comisión Europea, para que las denominadas especies de estrangulamiento —cuyas cuotas suelen ser muy bajas— no provoquen el cese de la actividad de algunas embarcaciones. Precismente, la futura imposibilidad de devolver al mar las capturas no deseadas agudiza la importancia de estas especies, como la raya o el bacalao. «Creo que tenemos argumentos. Yo espero que no haya que pelear con nadie, sino que los argumentos científicos empiecen a dar sus frutos», se mostró esperanzada Quintana, para quien todos los países miembros deberían juntar sus fuerzas a la hora de «mejorar la egstión de los recursos, respetar la obligación de los descartes cero y conseguir en el año 2020 el Rendimiento máximo Sostenible para todas las especies».

Por último, la responsable autonómica también se refirió a la conveniencia de «revisar» la situación de la cigala del Cantábrico, una pesquería cerrada por la Unión Europea, para que se pueda continuar «como mínimo» con el plan experimental, que fija una cuota de 2.000 kilogramos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!