Fue una mujer italiana la que echó ácido a otra en Canarias y no su expareja

La sustancia corrosiva con la que una mujer fue atacada el pasado martes en Tenerife sobre la cara fue echada por la actual compañera de su expareja.

La agresión se produjo en las proximidades de la vivienda de la víctima, la cual fue ingresada en el Hospital Universitario de Canarias y su estado es grave, aunque está fuera de peligro, y tanto su expareja como la mujer que al parecer vertió la sustancia corrosiva fueron detenidas el jueves.

El juzgado número 3 de La Laguna ha ordenado este viernes el ingreso en prisión provisional y sin fianza para un hombre y su la agresora como supuestos autores del delito de lesiones que sufrió una mujer que el martes pasado fue rociada con un ácido.

El delito de lesiones está castigado con penas de hasta 12 años de prisión y los cargos exactos serán determinados cuando se presente el informe pericial del forense. No se descarta la imputación de un delito contra la intimidad y otro de calumnias.

Los detenidos por la agresión que ha sufrido María Candelaria son dos ciudadanos italianos, uno de los cuales ha sido identificado como Mateo E.A., de 45 años, a quien se le imputan los delitos de lesiones, malos tratos, amenazas y revelación de secretos, y la otra es una mujer de 36 años cuya identidad no ha sido facilitada y a quien se le imputa un delito de lesiones.

Por celos

El detenido, que por motivos profesionales alternaba su estancia en Italia y España, había mantenido una relación con la víctima, y añade que ésta sufrió insultos y amenazas, y rompió la relación cuando tuvo conocimiento de que Mateo tenía estaba con otra mujer en Italia.

Desde ese momento el detenido hostigó a María Candelaria tanto en redes sociales como por medio del correo postal y trató de impedir que tuviera otra relación.

Cuando el detenido tuvo conocimiento que la víctima había iniciado otra relación, se desplazó a Tenerife acompañado de su actual pareja, y, tras alquilar un vehículo, ambos fueron a las inmediaciones del domicilio de la víctima.

El día de la agresión la víctima salió a la calle y al ver al detenido huyó a la carrera, pero fue perseguida por la mujer ahora detenida mientras que Mateo las seguía en un vehículo.

La ahora detenida vertió en la cara de la víctima una sustancia de carácter corrosivo que llevaba en una botella y los ahora detenidos regresaron al domicilio que habían alquilado y antes de irse al parecer realizaron pintadas ofensivas hacia la víctima enlas proximidades de su vivienda. La detención de estas dos personas se llevó a cabo cuando iban a embarcar en un avión en el aeropuerto Tenerife Sur.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!