Francesco Totti, el mito que arrasa en las librerías

Mimetizado con su ciudad natal, la eternidad de Francesco Totti va mucho más allá de sus 25 años como futbolista de la Roma. Dos meses después de salir a las librerías, ‘Un Capitano’ sigue como líder de ventas en el país transalpino. Escrita por el popular periodista Paolo Condó, la biografía del mito italiano repasa en su más de 500 páginas la vida deportiva de Totti, pero sobre todo pone el acento en su lado más humano: «Este es el primer libro que me he leído en mi vida, y si lo he hecho es porque sabía cómo iba a acabar», aseguraba entre risas el pasado 27 de septiembre, día de su 42 cumpleaños y de la histórica presentación de su biografía, en pleno Coliseo de Roma: «Este es un lugar mágico, diferente, en el que sientes algo especial, aún más si eres romano. En este libro se habla de mí como jugador de fútbol, pero principalmente se habla del niño de la Via Vetulonia (en el céntrico barrio de Portra Metronia) que se hizo un hombre. Estoy muy feliz por el camino recorrido».

Los beneficios del libro, donados en su totalidad a los pacientes con problemas oncológicos del hospital pediátrico Bambino Gesù, ya sirven para entender la generosa y singular personalidad de Totti, un icono de la Roma y de la historia del fútbol, que dos años después de colgar las botas sigue muy presente en la memoria del aficionado: «Ahora siento más amor que cuando estaba en activo. Cuando jugaba, la afición rival me insultaba y me silbaba. Ahora me aplauden y me saludan cariñosamente, y eso me enorgullece».

En su segunda temporada con traje y corbata, como mano derecha de Monchi, Totti continúa siendo el referente que siempre fue. No hay niño aficionado de la Roma que no quiera ser como Francesco, uno de los pocos jugadores del fútbol moderno que jamás traicionó a sus colores: «En 1988, cuando tenía doce años, Berlusconi le ofreció 300 millones de liras (150.000 euros) a mi familia. Fiorella, mi madre, le dijo no. Sin dudarlo. No quería que me fuese de casa. Mi padre era un empleado de la banca y ella tenía la responsabilidad de la educación de mi hermano y mía. Era muy sobreprotectora». Ese Milán de Sacchi fue el equipo más emocionante que vio Totti y el único en el que soñó jugar.

No fueron las únicas calabazas de Francesco. En 2005, en el mejor momento de su carrera, fue él quien tomó el peso de otra importante decisión: «Decir no al Real Madrid fue durísimo. Me ofrecía doce millones de euros y el cincuenta por ciento de los derechos de imagen, pero me quedé por dos razones. La primera fue Ilary (esposa y madre de sus tres hijos). Llevábamos poco tiempo juntos y a mí las relaciones a distancia no me gustan. Antes o después, terminan siempre. La segunda fue por mi club y mi ciudad. Madrid no era mi historia, mi historia es Roma». En su última visita al Santiago Bernabéu, en marzo de 2016, su no fichaje por el club blanco quedó inmortalizado: «Aquel día Florentino me pidió mi camiseta firmada con una dedicatoria especial. ‘El único que jugador que me ha dicho que no a fichar por el Madrid’».

Y es que el idilio de Totti con la Roma forma parte de otra época. Pudo haber ganado mucho más dinero y muchos más títulos en el Milán o el Madrid, pero él vivía ajeno a todo eso: «Tampoco estuvo tan mal. Gané un Mundial, dos Copas de Italia, una Bota de Oro y un Scudetto, que ganado con la Roma es como vencer diez de otras partes. Y claro que me hubiera gustado ganar más, pero el respeto y la confianza son lo más importante que podría haber dado a mi gente». Un grupo de adolescentes, que esperan al Real Madrid a las puertas del hotel Astoria, lo confirman: «Totti siempre será nuestro gladiador y nuestro capitán eterno. Su fidelidad es un curso completo de valores».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!