Fotoversos

El frío remueve los edificios de débiles temblores. Cada hoja caída estremece los pájaros de toda la ciudad. Hay un leve rumor de luces y una brisa forastera. Como un rebaño inquieto se aprietan las sombras. Levantan del papel su cabeza los poetas cuando llega, más bella, más delgada. Anhelante, por la tensa postura de mi espera, la observo. Hasta que no es nada. Hasta que no soy nada. Sólo el frío se repone. Febrero acaba. Realidad casi todo. A propósito de unos versos de Ángel Gonzalez

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!