Fomento fulminó dos millones de euros en estudios inútiles para mejorar el tren de Teruel

R. Pérez

El Ministerio de Fomento fulminó entre los años 2007 y 2011 dos millones de euros en contratar estudios para la mejora de la vetusta línea de ferrocarril Zaragoza-Teruel-Valencia, estudios que nunca se han utilizado. El que se hizo para el tramo Teruel-Valencia está «caducado», según ha reconocido el Gobierno. Ha pasado tanto tiempo que ahora ya no sirve. Y el que se redactó para el tramo Zaragoza-Teruel está totalmente en el olvido, perdido en los cajones del Ministerio. Se hizo hace ocho años, pero Fomento ni siquiera se molestó en aprobarlo.

El resultado de conjunto es que, 12 años después de que se contrataran esos estudios informativos, ninguno ha sido aprovechado y han quedado convertidos en estudios inútiles, pese al coste multimillonario que tuvieron.

Al no estar en vigor esos estudios, tampoco pueden encargarse los proyectos de obra que debían haber derivado de esos estudios informativos. Hay que tener en cuenta que esos informes previos son requisito imprescindible para encargar después los proyectos de obra. Sin los estudios informativos aprobados, no es posible tramitar las obras. Todo esto en una línea férrea, la Zaragoza-Teruel-Sagunto, que está integrada en el Corredor Cantábrico-Mediterráneo, un eje ferroviario que debería tener altas prestaciones –así se dijo hace 20 años-, pero que en realidad no pasa de ser una anticuada línea, sin electrificar y con acusadas deficiencias. Es el «tren tortuga» del que depende Teruel -única línea férrea de toda la provincia- y el ferrocarril que conecta Zaragoza con Valencia.

En el año 2000 se anunció en firme la conversión de ese ferrocarril en línea de altas prestaciones integrada en la red española de alta velocidad. Hubo que esperar hasta 2006 para que se licitara la redacción del estudio informativo del tramo Teruel-Sagunto, que finalmente se contrató con la consultora GPO Ingeniería por 1.154.566 euros. En 2007 se acometió la redacción de ese estudio informativo. Pero, 12 años después y sin haberse puesto en práctica, aquel trabajo ya no sirve. En una respuesta parlamentaria a preguntas de Ciudadanos, el Ministerio de Fomento ha dicho oficialmente que ese documento está «caducado».

Respecto al estudio informativo del tramo Zaragoza-Teruel, se contrató con la consultora Euroestudios el 21 de marzo de 2011, por 804.907,5 euros. El trabajo se hizo, pero Fomento lo guardó en un cajón, sin más. En este caso ni siquiera le dio trámite. Lo que procede una vez elaborado un estudio informativo es que sea aprobado oficialmente por la Administración para dar por resuelta esa fase y encarar la redacción de los proyectos de obra. Pero Fomento ni siquiera tramitó el estudio informativo, por el que pagó más de 800.000 euros, según ha reconocido también ahora el Gobierno en una respuesta parlamentaria a Ciudadanos.

El diputado de Cs por Teruel, Joaquín Moreno, ha criticado a los Gobiernos tanto del PP como del PSOE que tuvieron en su mano estos estudios informativos a lo largo de los años. «Es inaceptable la gestión que se está haciendo del corredor Cantábrico-Mediterráneo, la pasividad, la falta de transparencia de este Gobierno y del anterior», ha afirmado Moreno. «Es una clara tomadura de pelo», asegura, y advierte que eso impide la llegada de fondos europeos para convertir la línea ferroviaria Zaragoza-Teruel-Valencia en un trazado de altas prestaciones, que es lo que se prometió hace veinte años.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!