FKA Twigs se aferra al futuro en su nuevo disco, ‘Magdalene’

En su magistral segundo disco, FKA Twigs es una excéntrica visionaria Crédito: Matthew Stone

FKA TWIGS – ‘Magdalene’

Young Turks – 3 estrellas y media

FKA Twigs es como una Kate Bush afrofuturista con algunas ideas de pop vanguardista, que pas√≥ de ser bailarina de acompa√Īamiento en videos musicales a ser una de las artistas de pop electr√≥nico m√°s ecl√©cticos con su disco debut, LP1, hace cinco a√Īos. En Magdalene, su sucesor, pasa a otro nivel, haciendo una m√ļsica que se resiste a ser encerrada en un √ļnico g√©nero -o incluso a que la encasillen simplemente como m√ļsica, puesto que en lo que ella hace son iguales de centrales la coreograf√≠a, la realizaci√≥n cinematogr√°fica y la fotograf√≠a-. Pocas artistas actuales (se me ocurren Beyonc√© y Bj√∂rk) lograron que lo visual fuera tan integral a su sonido.

Por supuesto que esto no significa que Magdalene se quede corto en t√©rminos musicales; el sonido es lo suficientemente rico como para conjurar sue√Īos caleidosc√≥picos con los ojos cerrados. Las voces multipistas de “Thousand Eyes” empiezan como una m√ļsica medieval en una canci√≥n acerca de una separaci√≥n que, en lugar de dejar a la cantante sola, la abandona en medio de una atemorizante manada de personas. “Home With You” es una balada al piano rapeada y susurrada. En “Sad Day”, regala una melod√≠a pegadiza con su voz de soprano aviaria y un fraseo ligero sobre una base de fractales rebuscados que explotan y reculan. El R&B psicod√©lico de “Holy Terrain”, con Future de invitado, es una fiesta creativa, de la que tambi√©n participan Jack Antonoff, Skrillex, Sounwave, y Le Myst√®re des Voix Bulgares, el grupo coral b√ļlgaro, loopeados en una suerte de c√°ntico trapeado de enanos. El hecho de que se puedan o√≠r ecos de Kate Bush no quita ni una pizca de originalidad a la obra de Twigs, puesto que son gestos que hoy deber√≠an ser iguales a un arquitecto hablando de arcos g√≥ticos o un rapero parafraseando a Biggie -la piedra fundacional de una forma art√≠stica-. Lo mismo con el aroma a “Pyramid Song”, de Radiohead, en los acordes de piano meditativos que abren “Fallen Alien”, que por momentos se transforma en una cacofon√≠a de beats de grime, el subibaja t√≠pico de la electr√≥nica dance, y la aflicci√≥n de la m√ļsica de c√°mara.

Magdalene suena como el producto exc√©ntrico de un √ļnico par de manos -como las que vemos en el video de “Cellophane”-, elev√°ndose siempre hacia nuevos descubrimientos.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!