Festival de Venecia: estrellas en baja, autores y polémicas en alza

El cine de Roman Polanski estar√° presente a trav√©s de su m√°s reciente film, J¬īAcusse, que compite por el Le√≥n de Oro Fuente: Archivo

Primero, las marcas. Y luego, el cine. Esta ma√Īana, antes de desvelar sus pel√≠culas, los organizadores del festival de Venecia arrancaron la presentaci√≥n dando las gracias a los patrocinadores. En realidad, no les faltaba coherencia, ya que la Mostra se ha convertido en los √ļltimos a√Īos en un sello: un peculiar intento de abrazar los taquillazos y los grandes estudios sin renunciar al cine de autor. Cab√≠a prepararse, por tanto, para el en√©simo anuncio de una cascada de estrellas y alg√ļn desconocido prometedor. Y, sin embargo, para su 76¬™ edici√≥n, el festival parece haberse quedado corto de pesos pesados. O quiz√°s haya arriesgado m√°s, buscando calidad por encima de la fama, seg√ļn se mire.

Es cierto que competir√°n por el Le√≥n de Oro Roman Polanski, con J’Accuse, sobre el caso Dreyfus; The Laundromat, de Steven Soderbergh, sobre los papeles de Panam√°, o La verdad, el primer film de Hirokazu Kore-eda fuera de Jap√≥n, encargado de inaugurar el certamen el 28 de agosto. Estar√° Paolo Sorrentino, aunque presentando los primeros dos cap√≠tulos de su serie El nuevo papa. Pero, a priori, faltan los Cuar√≥n, Del Toro o Chazelle, que en otros a√Īos visitaron el Lido y salieron como candidatos firmes a los Oscar.

A√ļn as√≠, hay material para todo paladar. El m√°s cin√©filo puede confiar en Ema, del chileno Pablo Larra√≠n; Waiting for the Barbarians, del colombiano Ciro Guerra; About Endlessness, del sueco Roy Andersson; o Wasp Network, del franc√©s Olivier Assayas, con Pen√©lope Cruz. El espectador m√°s apasionado tambi√©n se preguntar√° si A Herdade, de Tiago Guedes, ser√° de verdad “el Novecento portugu√©s”, como afirm√≥ el director de la Mostra, Alberto Barbera, o si la saud√≠ Haifaa al-Mansour confirmar√° con The Perfect Candidate los aplausos que recibi√≥ con La bicicleta verde. El gran p√ļblico, en cambio, prepara las palomitas para el esperad√≠simo Joker, de Joaqu√≠n Phoenix, dirigido por Todd Philips y que cuenta los or√≠genes del enemigo m√°s inquietante de Batman, o el viaje al espacio de Brad Pitt en Ad Astra, de James Gray.

Mucho menos sonr√≠e, como ya ocurre desde hace a√Īos, la inclusi√≥n. Tras tres ediciones con una sola cineasta en el concurso, La Mostra sube a dos: junto con Al-Mansour estar√° la australiana Shannon Murphy, con Babyteeth, un filme que hechiz√≥ a Barbera pese a que, como confes√≥, odia “las pel√≠culas sobre enfermedades”. El director del festival subray√≥ que, esparcidos por la programaci√≥n, hay muchos retratos centrados en protagonistas femeninas. Olvid√≥ decir que, a menudo, est√°n filmados por hombres. En el caso del documental Woman, la c√°mara es compartida: Yann Arthus-Bertrand, el autor de Human, y Anastasia Mikova presentan fuera de concurso el resultado de 2500 entrevistas a mujeres por todo el planeta.

Hace tiempo que el cine espa√Īol tampoco brinda con un spritz cuando se anuncia la programaci√≥n de Venecia. Con el vac√≠o de este a√Īo en la competici√≥n, se roza la d√©cada desde que Balada triste de trompeta, de √Ālex de la Iglesia, fue el √ļltimo film en optar al Le√≥n de Oro, en 2010. El certamen hospedar√° a los nombres m√°s consagrados del cine nacional: Pedro Almod√≥var recibir√° el Le√≥n de Oro de Honor por su carrera, Cruz se ver√° en el filme de Assayas y Antonio Banderas protagoniza el de Soderbergh.

A falta de los nuevos trabajos de Woody Allen y Martin Scorsese, que apuntaban a un posible estreno en la Mostra que no ocurrir√°, el certamen completa su competici√≥n oficial con Marriage Story, de Noah Baumbach, una historia autobiogr√°fica de separaci√≥n sentimental con Scarlett Johansson y Adam Driver; Guest of Honour, de Atom Egoyan; Gloria Mundi, con Robert Gu√©diguian en su salsa, sus temas y sus actores de siempre; Saturday Fiction, de Lou Ye; No. 7 Cherry Lane, film de animaci√≥n del tailand√©s Yonfan; The Painted Bird, una obra en blanco y negro sobre el Holocausto que le ha costado diez a√Īos al checo V√°clav Marhoul. Y, luego, el habitual desembarco italiano: la adaptaci√≥n de Martin Eden, de Pietro Marcello; la grotesca La mafia non √® piu quella di una volta, de Franco Maresco, y Il sindaco del rione Sanit√°, de Mario Martone. Trabajo de sobra para el jurado, presidido por la cineasta argentina Lucrecia Martel.

A todo ello, la Mostra suma una mir√≠ada de propuestas para atraer a cualquiera hacia sus salas. Se ver√° un documental sobre la influencer Chiara Ferragni, otro sobre los conciertos de Roger Waters, y dos retratos de cineastas como Federico Fellini y Andr√©i Tarkovski; se desvelar√° el arranque de la adaptaci√≥n en serie televisiva del libro CeroCeroCero, de Roberto Saviano, por parte de Stefano Sollima, y volver√°n los mejores trabajos en realidad virtual. Adem√°s, Costa Gavras mostrar√° en Adults in the Room, el lado m√°s oscuro de las tensas negociaciones entre Atenas y Bruselas en 2015. Cuando, una hora y media despu√©s, Barbera termin√≥ de desglosar toda su oferta, la pantalla a sus espaldas pas√≥ a la √ļltima imagen: un homenaje final a todos los patrocinadores. Se espera que, una vez empiece el festival, vuelva a mandar el cine.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!