Federer: cómo procesa el golpe de Wimbledon y prepara el regreso a la Argentina

El 14 de julio pasado, Federer, abatido en el Centre Court de Wimbledon, tras perder la final ante Djokovic habiendo contado con 2 match points Fuente: AFP

“Necesitar√© un tiempo para procesar esto”, confes√≥ Roger Federer el 14 de julio pasado, inmediatamente despu√©s de perder, en la final de Wimbledon, uno de los partidos m√°s dolorosos de su longeva y m√°gica carrera. Al suizo se le escap√≥ el que hubiera representado su noveno trofeo sobre el c√©sped del All England (y, desde lo simb√≥lico, mucho m√°s tambi√©n). Sac√≥ 40-15 y 8-7 en el quinto set frente a Novak Djokovic, sin embargo el inconformista serbio sobrevivi√≥ al acoso y, despu√©s de 4h57m, se adjudic√≥ la corona. Al poco tiempo de terminado el fabuloso espect√°culo en el Centre Court, Federer intent√≥, en la sala principal de conferencias, disimular la angustia respondiendo con su sencillez y cordialidad habituales. Sin embargo, estaba muy afectado; por dentro estaba agonizando. Es m√°s: se conoci√≥ que en la privacidad del vestuario hab√≠a llorado. Y mucho.

El actual n√ļmero 3 del mundo y su familia dejaron Londres y muy pronto se marcharon a Suiza para tratar de no pensar en el tenis (aunque fuera pr√°cticamente imposible luego de semejante sinsabor) y tomar unas vacaciones. Distintas publicaciones realizadas por turistas en sus cuentas de redes sociales lo mostraron a Federer en las monta√Īas, haciendo caminatas junto con su mujer, Mirka Vavrinec. El gran Roger tiene una residencia en Valbella, en el cant√≥n de los Grisones, una regi√≥n alpina ubicada a aproximadamente una hora y media de Z√ļrich, y all√≠ se refugi√≥. Adem√°s, el martes pasado fue el cumplea√Īos (n√ļmero 10) de sus hijas, las mellizas Charlene Riva y Myla Rose, y hubo una celebraci√≥n familiar. “Algunas revistas publicaron art√≠culos sobre este tema, pero ninguna foto. Los Federer son casi como una familia real en Suiza”, le cont√≥ a LA NACION el periodista Laurent Favre, de Le Temps, uno de los principales peri√≥dicos helv√©ticos.

El tenista que el 8 del mes pr√≥ximo cumplir√° 38 a√Īos ocup√≥ espacio en otros medios porque se oficializ√≥ la compra de un enorme y costoso terreno (de 40 a 50 millones de francos) junto al lago de Z√ļrich, en la localidad de Rapperswil-Jona, en el cant√≥n de San Galo, una porci√≥n en el nordeste suizo de fuerte actividad agr√≠cola (cr√≠a de ganado y producci√≥n de quesos). Esa es la zona de origen de Robert, el padre de Roger, y, precisamente, del apellido Federer. Se cree que el exn√ļmero 1 del mundo construir√° all√≠ una residencia para vivir despu√©s de retirarse del deporte profesional. ¬ŅCu√°ndo llegar√° ese momento? No hay indicios; ojal√° que falten varias temporadas. En medio de todo ello, Federer intenta procesar la cruel ca√≠da en Wimbledon. Cancelada su actuaci√≥n en el Masters 1000 de Canad√°, desde el 5 de agosto, proyecta reaparecer en Cincinnati (desde el 11/8, previo al US Open).

Mientras tanto, a 12.000 kil√≥metros de distancia, del otro lado del Atl√°ntico, los amantes del tenis en la Argentina empiezan a entrar en un estado de ebullici√≥n. ¬ŅPor qu√©? Porque Federer, probablemente el mejor tenista de la historia, regresar√° a la Argentina en noviembre pr√≥ximo, siete a√Īos despu√©s de su primera visita (en diciembre de 2012, para jugar dos partidos en Tigre, ante Juan Mart√≠n del Potro). El helv√©tico llegar√° a Buenos Aires para disputar una exhibici√≥n en la tercera semana de noviembre: resta la confirmaci√≥n oficial, pero ser√≠a el mi√©rcoles 20, en un escenario techado de Tecn√≥polis (en Villa Martelli) o en el DirecTV Arena (Tortuguitas), frente a un integrante del Top 15 (el alem√°n Alexander Zverev o el austriaco Dominic Thiem son, hoy, las principales opciones). La llegada de Federer al pa√≠s, durante la misma semana que se jugar√°n las Finales de la Copa Davis en Madrid y donde el equipo albiceleste tiene asegurada su presencia en el Grupo C, ser√° parte de una gira que incluir√° encuentros en Chile (el 18 o el 19 de noviembre), en M√©xico (el 23, en la Plaza de Toros Monumental, ante unas 42.000 personas) y, posiblemente, en Colombia o Brasil. El arribo a la Argentina del m√°ximo ganador de trofeos de Grand Slam (20) es organizado por F√©nix Entertainment Group, la productora que en 2013 realiz√≥ otros eventos vinculados al tenis como las exhibiciones de David Nalbandian y Rafael Nadal (en el Orfeo de C√≥rdoba y en La Rural de Buenos Aires), y del espa√Īol frente a Djokovic (en Chile y en La Rural).

Todav√≠a no est√°n definidos los precios de las entradas (saldr√≠an a la venta en los √ļltimos d√≠as de agosto), pero se conoce que la organizaci√≥n pondr√° a disposici√≥n una entrada vip, bautizada la “Roger Experience”, con la posibilidad de tener contacto con Federer. Zverev, porque ya manifest√≥ que no proyecta jugar las Finales del nuevo formato de la Copa Davis, y Thiem, porque Austria no se clasific√≥ para esa competencia en la Caja M√°gica de Madrid (perdi√≥ frente a Chile), son los jugadores que podr√≠an participar de la gira latinoamericana. ¬ŅY Del Potro? En proceso de rehabilitaci√≥n de la cirug√≠a de r√≥tula derecha, podr√≠a llegar en condiciones f√≠sicas para actuar en noviembre, pero la organizaci√≥n est√° evaluando otras opciones.

Federer, en 2012, a√Īadi√≥ su nombre a la lista de figuras de la raqueta que pasaron por la Argentina, como Rod Laver, John McEnroe, Bj√∂rn Borg, Jimmy Connors, Ivan Lendl, Pete Sampras, Andre Agassi. La presencia de la leyenda en el pa√≠s, organizada por el empresario Guillermo Marin y patrocinada por Hope Funds (compa√Ī√≠a de Enrique Blaksley, detenido y acusado por estafas y lavado de dinero), gener√≥ una revoluci√≥n: se poblaron las dos jornadas en el estadio Pipa de Tigre, con capacidad para 20.000 personas (previo al primer partido, una de las tribunas tubulares cedi√≥ y el p√ļblico, asustado, tuvo que reubicarse). Por entonces N¬ļ 2 del circuito, tuvo una agenda cargada, que incluy√≥ un paseo por las Cataratas del Iguaz√ļ, cl√≠nicas de tenis, una cena solidaria, la visita a la Bombonera y el saludo, en la quinta de Olivos, a quien era la presidenta de la Naci√≥n, Cristina Fern√°ndez de Kirchner.

Federer volverá a la Argentina, un país en el que ostenta miles de devotos. Por más que su presencia sea por una exhibición, la efervescencia que generará promete ser, una vez más, impactante. A esa altura, probablemente, ya habrá digerido el golpe en Wimbledon. O, al menos, lo habrá intentado.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!