Evo y Bolsonaro, dos rivales unidos por el fuego

WASHINGTON.- A los l√≠deres de Brasil y de Bolivia claramente no los une el amor, pero al parecer tampoco el espanto de ver c√≥mo el fuego arrasa a sus pa√≠ses. Despu√©s de un verano que en el hemisferio norte dej√≥ en llamas vastos sectores de los bosques y selvas m√°s importantes del mundo, ahora los ojos de la comunidad internacional est√°n puestos en Brasil y Bolivia. La semana pasada, cuando la ciudad de San Pablo qued√≥ sumida en un humo espeso en pleno mediod√≠a, los diarios del mundo reflejaron el impresionante aumento del n√ļmero de focos de incendio en Brasil, que se dispar√≥ un 80% en comparaci√≥n con 2018.

Una nube de humo similar cubri√≥ la ciudad de Santa Cruz, la m√°s grande de Bolivia. Un √°rea de casi 15.000 km2 de Chiquitania, una regi√≥n boscosa de Bolivia, cerca de la frontera con Brasil y Paraguay, qued√≥ calcinada durante los √ļltimos meses, poniendo el riesgo a cientos de especies animales. Seg√ļn algunos, los bosques bolivianos podr√≠an tardar dos siglos en recuperarse.

Pero que nadie espere que el presidente brasile√Īo, Jair Bolsonaro, o su par boliviano, Evo Morales, se ayuden mutuamente. A principios de este a√Īo, cuando el agitador de ultraderecha asumi√≥ el poder en el Planalto, el palad√≠n de la izquierda sudamericana tuite√≥ su disgusto por “el resurgimiento de la ideolog√≠a de supremac√≠a racista (KKK)” en la pol√≠tica del continente.

El sentimiento es rec√≠proco. En la asunci√≥n de Bolsonaro, Evo, el √ļnico l√≠der izquierdista de la regi√≥n que asisti√≥, fue denostado por los partidarios del nuevo presidente al grito de “comunista” e “indio hdp”. En una entrevista con el diario brasile√Īo O Globo, un legislador del partido de Bolsonaro se burl√≥ de quienes tem√≠an por el futuro de las comunidades ind√≠genas durante el mandato del nuevo presidente. “Si les gustan los indios, v√°yanse a Bolivia”, dijo Rodrigo Amorim, por entonces flamante congresista, y en referencia a Morales, agreg√≥: “Ah√≠, adem√°s de un comunista, los gobierna un indio”.

La antipat√≠a de Bolsonaro tanto hacia las minor√≠as ind√≠genas como hacia la izquierda ha sido la r√ļbrica de su pol√≠tica de gobierno. Durante su exitosa campa√Īa presidencial de 2018, denot√≥ a sus opositores como izquierdistas aut√≥cratas del tenor del venezolano Nicol√°s Maduro, y de hecho tambi√©n a Morales. Y ahora que est√° al mando, Bolsonaro est√° avanzando con sus promesas de campa√Īa: reestructurar o directamente dar de baja todas las medidas ambientales que protegen las zonas ind√≠genas de la Amazonia, para beneficiar a la poderosa industria de los agronegocios. No por nada se gan√≥ el mote de Capit√°n Motosierra.

Esas medidas son el tel√≥n de fondo de la cat√°strofe actual de la selva amaz√≥nica. Los cr√≠ticos de Bolsonaro, entre ellos, varios importantes pol√≠ticos de Europa y otros lugares, argumentan que el brasile√Īo alent√≥ a los productores ganaderos y madereros a iniciar incendios para limpiar terrenos para cultivo y pastoreo.

“Al igual que el presidente norteamericano, Donald Trump, desde un primer momento Bolsonaro llen√≥ su gabinete de personas negacionistas de la ciencia que dicen que el cambio clim√°tico es un fraude marxista y que convirtieron su abierto desprecio por las comunidades minoritarias que dependen de la Amazonia en una marca de su mensaje pol√≠tico”, se√Īal√≥ el HuffPost Brazil.

Si bien est√°n lejos de ser esp√≠ritus afines, las culpas de lo ocurrido estos meses est√°n repartidas equitativamente entre Morales y Bolsonaro. El gobierno boliviano inicialmente minimiz√≥ los incendios, y cuando tron√≥ la indignaci√≥n internacional se mostr√≥ horrorizado. Morales suspendi√≥ su campa√Īa reeleccionista para coordinar la respuesta de su gobierno. Despu√©s de su inicial reticencia, trat√≥ de salvar su imagen y agradeci√≥ de antemano cualquier ayuda que el mundo pudiera darle a Bolivia para controlar el fuego.

Pero sus detractores dicen que los incendios en Bolivia tambi√©n son producto de pol√≠ticas que alientan la deforestaci√≥n, incluido un reciente decreto destinado a impulsar la producci√≥n de carne vacuna para exportar, algo que enfureci√≥ a la sociedad civil boliviana. “Morales tiene una mentalidad de arriba hacia abajo en cuanto a imponer proyectos en la Amazonia”, dice Andrew Miller, de la organizaci√≥n conservacionista Amazon Watch. “O sea que si bien Morales impuls√≥ pol√≠ticas progresistas, al mismo tiempo tuvo fricciones con los pueblos ind√≠genas”.

Y de pronto, Morales tambi√©n demostr√≥ una coincidencia ideol√≥gica con su enemigo transfronterizo. “Los dos pa√≠ses m√°s afectados por el fuego tienen gobiernos de los extremos opuestos del espectro pol√≠tico, pero que comparten la misma postura en cuando a la deforestaci√≥n”, dice Eugenio Coter, un prominente obispo de la Iglesia boliviana. “No hay ning√ļn plan pol√≠tico o econ√≥mico para la Amazonia que no dependa de la extracci√≥n de sus recursos naturales”.

Traducción de Jaime Arrambide

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!